Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 25 de noviembre de 2019

Lc 21, 1-4: Esa viuda ha puesto cuanto tenía para vivir

Luis y María Beltrame (1951/1965) Primera lectura: Dn 1, 1-6.8-20 No se encontró ninguno como ellos Interleccional: Dn 3, 52-56

En aquel tiempo, Jesús, llevantando la vista, observó a unos ricos que depositaban sus donativos en el arca del templo. 2 Observó también a una viuda pobre que ponía unas moneditas; 3 y dijo: Les aseguro que esa pobre viuda ha puesto más que todos. 4 Porque todos esos han depositado donativos de lo que les sobraba; pero ella en su pobreza, ha puesto cuanto tenía para vivir.

Comentario

Jesús se encuentra en Jerusalén con sus discípulos y ahí fija los ojos en una sencilla mujer que deposita dos moneditas en las arcas del Templo. Esta mujer, pobre y viuda, absolutamente insignificante desde el punto de vista social y religioso de su tiempo, es puesta por Jesús como ejemplo. De ella pueden los discípulos aprender algo muy importante: una fe total en Dios y una generosidad sin límites. Difícilmente se encuentra en el ambiente del Templo un corazón más religioso y más solidario que el de esta viuda. Ella ha dado más que nadie, pues esas monedas son todo lo que tiene para vivir. Implícitamente Jesús está condenando el sistema del Templo que explotaba a los más pobres, exigiendo altos impuestos y costosas ofrendas. La viuda anónima representa la verdadera espiritualidad de los seguidores de Jesús que ponen en Él toda su confianza y no en las riquezas ni en el poder. ¿Qué damos nosotros? ¿De lo que nos sobra o de lo que tenemos para vivir?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *