Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 25 de agosto de 2020

Mt 23, 23-26: Practiquen la justicia

José de Calasanz, fundador (1648) Primera lectura: 2Tes 2, 1-3a.13-17 Conserven las tradiciones Salmo responsorial: Sal 95, 10.11-12a.12b-13

Exclamó Jesús: ¡Ay de ustedes, letrados y fariseos hipócritas, que pagan el impuesto de la menta, del anís y del comino, y descuidan lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe! ¡Eso es lo que hay que observar, sin descuidar lo otro! 24¡Guías ciegos, que cuelan el mosquito y se tragan el camello! 25¡Ay de ustedes, letrados y fariseos hipócritas, que limpian por fuera la copa y el plato, mientras por dentro están llenos de inmoralidad y robos! 26¡Fariseo ciego, limpia primero por dentro la copa y así quedará limpia por fuera!

Comentario

¡Ay de ustedes, letrados y fariseos hipócritas! Es el grito de protesta que Jesús lanza de manera contundente y sin miedo. El Evangelio de hoy lo recoge muy bien y lo acerca a los cristianos para que golpee la conciencia. Esta palabra de Jesús quiere llegar a la mente y al corazón del bautizado. Ese grito no es para mirar hacia atrás, a los personajes de la Palestina del primer siglo, sino para que cada seguidor de Jesús vuelva a ratificar, de manera existencial, que lo más importante es la justicia, la misericordia y la fe. Todo el capítulo 23 de Mateo se podría llamar la radiografía de la hipocresía religiosa de todos los tiempos, también de la Iglesia. Una de las tentaciones de la persona religiosa es cumplir con todos los preceptos, con todas las normas, con todo lo establecido, pero sin tener amor, sin ser movido por la fuerza humanizadora que reside en el corazón. No se puede olvidar que el mal se hace muchas veces, de manera sutil, con la máscara de la observancia religiosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *