Publicado el 2 comentarios

Evangelio del día y comentario – 25 de abril de 2021

Jn 10, 11-18: El buen pastor da la vida por sus ovejas

4o de Pascua Marcos, evangelista (s. I) Hch 4, 8-12: Ningún otro puede salvar Salmo 117: La piedra que desecharon los arquitectos, es ahora la piedra angular 1Jn 3, 1-2: Veremos a Dios tal cual es

En aquel tiempo dijo Jesús: Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas. 12El asalariado, que no es pastor ni dueño de las ovejas, cuando ve venir al lobo, escapa abandonando las ovejas, y el lobo las arrebata y dispersa. 13Como es asalariado no le importan las ovejas. 14Yo soy el buen pastor: conozco a mis ovejas y ellas me conocen a mí, 15como el Padre me conoce y yo conozco al Padre; y doy la vida por las ovejas. 16Tengo otras ovejas que no pertenecen a este corral; a ésas tengo que guiarlas para que escuchen mi voz y se forme un solo rebaño con un solo pastor. 17Por eso me ama el Padre, porque doy la vida, para después recobrarla. 18Nadie me la quita, yo la doy voluntariamente. Tengo poder para darla y para después recobrarla. Éste es el encargo que he recibido del Padre.

Comentario

Probablemente la imagen del pastor y las ovejas no es tan común para nosotros en este tiempo y lugar. Sabemos que los relatos evangélicos que han llegado hasta nosotros fueron inspirados en un ambiente rural. Las gentes de Galilea y Judea se ocupaban, entre otros oficios, del cuidado de animales, principalmente del pastoreo de ovejas y de ganado menor.

Resulta interesante que Jesús tome esta figura tan familiar para sus oyentes para comunicar su mensaje de vida y salvación. En este pasaje el evangelista Juan establece un paralelo entre el auténtico pastor (dueño legítimo del rebaño) y el pastor asalariado. El primero reconoce e identifica a cada una de sus ovejas. Sabe cuántas son, cual es la característica de cada una de ellas, les designa un nombre para distinguirlas de las demás. Establece una relación de cercanía y sana dependencia entre la oveja y él. En cambio el pastor que trabaja por un salario no está dispuesto a arriesgarse por ellas. A lo sumo las cuida para que no se dispersen. Pero no se preocupa de su salud, su bienestar y su seguridad. En cuanto percibe el peligro se aparta dejando a las ovejas a su suerte. Jesús, el buen pastor, genera una relación de mutuo conocimiento entre Él y las ovejas. Esa relación está fundamentada en la relación entre Él y el Padre. Aquí hay que distinguir claramente entre el conocer cómo distinguir e identificar, del conocer como establecimiento de una relación afectiva fuerte e íntima.

También Jesús hace referencia a ovejas de otro rebaño. Aquí queda clara la universalidad y apertura del mensaje de Jesús. Su propuesta no es exclusiva ni excluyente, al contrario, es inclusiva e incluyente. Todo el que encuentre un sentido para su vida en el mensaje de Jesús está llamado a ser su discípulo. En seguida Jesús declara que esa es la encomienda del Padre. Dar la vida por los suyos que son toda la humanidad. Llama la atención que Jesús insiste en la libertad de entregar la vida por decisión propia. Por eso puede recobrarla.

Todos nosotros tenemos alguna responsabilidad de guiar acompañar u orientar a una comunidad o grupo humano. Podemos desempeñar esa tarea como simples funcionarios o como auténticos pastores. Lamentablemente muchos de nuestros pastores, líderes o animadores de grupos, comunidades, iglesias u organizaciones pastorales o sociales somos más funcionarios que hacemos las cosas por cumplimiento más que por convicción. Que el Espíritu de Jesús suscite en nosotros convicción, compromiso y fidelidad en la realización del ministerio de acompañamiento y animación de nuestros grupos y comunidades. ¿Cómo vives tu compromiso con tu familia, comunidad o iglesia?

2 comentarios en “Evangelio del día y comentario – 25 de abril de 2021

  1. Me gusta mucho los comentarios que hacen de la Palabra de Dios. Como puedo tenerla todos los días. Gracias. Rendiciones

  2. Es hermosa la relación entre el pastor y las ovejas, las ovejas y el pastor. Sentirnos guiados, protejidos y amados por el Señor es grandioso. De ahí nuestro compromiso de retribuir ese amor buscando las ovejas descarriadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *