Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 24 de noviembre de 2020

Lc 21, 5-11: No quedará piedra sobre piedra

Andrés Dunc-Lac y comp. (1839) Primera lectura: Ap 14, 14-19 Ha llegado la siega Salmo responsorial: Sal 95, 10.11-13

En aquel tiempo, a unos que elogiaban las hermosas piedras del templo y la belleza de su ornamentación Jesús les dijo: 6 Llegará un día en que todo lo que ustedes contemplan será derribado sin dejar piedra sobre piedra. 7 Le preguntaron: Maestro, ¿cuándo sucederá eso y cuál es la señal de que está para suceder? 8 Respondió: ¡Cuidado, no se dejen engañar! Porque muchos se presentarán en mi nombre diciendo: Yo soy; ha llegado la hora. No vayan tras ellos. 9 Cuando oigan hablar de guerras y revoluciones, no se asusten. Primero ha de suceder todo eso; pero el fin no llega en seguida. 10Entonces les dijo: Se alzará pueblo contra pueblo, reino contra reino; 11habrá grandes terremotos, en diversas regiones habrá hambres y pestes, y en el cielo señales grandes y terribles.

Comentario

Desde los inicios de la historia, el ser humano quiso ser como dios y construir una edificio tan alto para alcanzarlo. Las grandes construcciones, palacios, templos y monumentos son un fenómeno constante a lo largo de la historia de la humanidad, en todo tiempo y cultura. A medida que el tiempo avanza las grandes ciudades van concentrando mayor número de habitantes. Desde entonces y hasta hoy sucede algo similar: esas metrópolis constituyen un complejo entramado de diferencias sociales, culturales, políticas y económicas. El trabajo pastoral en las grandes metrópolis se enfrenta al desafío de especializarse cada vez más si es que pretende lograr algún resultado. Incluso afrontar el desafío de la falta de interés o atracción por la dimensión religiosa o la vida comunitaria. Las comunidades creyentes de hoy y del futuro en las grandes ciudades deben aprender a ser receptivas, comprensivas, acogedoras y servidoras de nuevas e impensadas formas de vida. ¿Seremos capaces de construir comunidades no con ladrillos de cemento sino con ladrillos de mayor humanización?

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *