Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 24 de marzo de 2021

Jn 8, 31-42: Serán realmente libres

Óscar Arnulfo Romero, mártir (1980) Catalina de Suecia (1381) Dn 3, 14-20.24.28: Envió un ángel a salvarlos Interleccional Dn 3: A ti gloria y alabanza por los siglos

En aquel tiempo dijo Jesús a los judíos que habían creído en él: Si se mantienen fieles a mi palabra, serán realmente discípulos míos, 32conocerán la verdad y la verdad los hará libres. 33Le contestaron: Somos descendientes de Abrahán y nunca hemos sido esclavos de nadie. ¿Por qué dices que seremos libres? 34Jesús les contestó: Les aseguro que quien peca es esclavo; 35y el esclavo no permanece siempre en la casa, mientras que el hijo permanece siempre. 36Por tanto, si el Hijo les da la libertad, serán realmente libres. 37Yo se que ustedes son descendientes de Abrahán; pero tratan de matarme porque no aceptan mi palabra. 38Yo digo lo que he visto junto a mi Padre; ustedes hacen lo que han oído a su padre. 39Le contestaron: Nuestro padre es Abrahán. Replicó Jesús: Si fueran hijos de Abrahán, harían las obras de Abrahán. 40Pero ahora intentan matarme a mí, al hombre que les dice la verdad que ha oído de Dios. Eso no lo hacía Abrahán. 41Pero ustedes obran como su padre. Entonces le responden: Nosotros no somos hijos bastardos; tenemos un solo padre, que es Dios. 42Jesús les replicó: Si Dios fuera su padre, ustedes me amarían, porque yo vine de parte de Dios y aquí estoy. No vine por mi cuenta, sino que él me envió. 43¿Por qué no entienden mi lenguaje?

Comentario

La libertad es uno de los derechos humanos más preciados, tanto si se trata de la de un pueblo o una persona. Pueblos que han padecido la sujeción de su soberanía a una voluntad extranjera valoran más su independencia y capacidad de autodeterminarse. El pueblo de la Biblia celebra en la pascua anual su salida de Egipto, aunque fueron muy escasos los períodos de su historia en los que fueron autónomos. La libertad personal es un bien que se encauza en el conjunto social, en el marco de la ley y del derecho ajeno. Lo contrario a ella es la esclavitud y esta se maquilla de formas y relaciones que van de lo más burdo a lo más sofisticado. Deudas, adicciones, relaciones tóxicas, tráfico de personas, violencia doméstica, trabajo infantil, etc. gravan seriamente la soberanía de la persona. Estas cadenas deben ser erradicadas del medio social. ¿Qué esclavitud detectamos en nuestra comunidad?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *