Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 24 de diciembre de 2020

Lc 1, 67-79: Nos visitará el sol que nace de lo alto

Vigilia de Navidad Gregorio, mártir (303) Primera lectura: 2Sm 7, 1-5.8b-12.14a.16 Su reino durará por siempre Salmo responsorial: Sal 88, 4-5.16-17.27.29

En aquel tiempo, Zacarías, padre de Juan, lleno de Espíritu Santo, profetizó: 68Bendito el Señor, Dios de Israel, porque se ha ocupado de rescatar a su pueblo. 69Nos ha dado un poderoso Salvador en la Casa de David, su siervo, 70como había prometido desde antiguo por boca de sus santos profetas: 71para salvarnos de nuestros enemigos, y del poder de cuantos nos odian, 72manifestando su bondad a nuestros padres y recordando su alianza sagrada, 73lo que juró a nuestro padre Abrahán, que nos concedería, 74ya liberados del poder enemigo, lo sirvamos sin temor en su presencia, 75con santidad y justicia toda la vida. 76Y a ti, niño, te llamarán profeta del Altísimo, porque caminarás delante del Señor, preparándole el camino; 77anunciando a su pueblo la salvación por el perdón de los pecados. 78Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, nos visitará desde lo alto un amanecer 79que ilumina a los que habitan en tinieblas y en sombras de muerte, que endereza nuestros pasos por un camino de paz.

Comentario

Zacarías que se enfermó de mudez al no creer en las maravillas que hace Dios en la historia ahora lo vemos como un profeta que compone un cántico precioso porque ha descubierto la realidad escondida del Niño que viene en la Navidad y alaba a Dios que hace estas maravillas con su pueblo. La fuerza de Dios se ha hecho presente en el seno virginal de una jovencita del pueblo. Ese Mesías que viene trae libertad contra los enemigos de la vida humana, una libertad imprescindible para vivir y servir a Dios en la justicia. Este pueblo, estos pueblos del mundo, cansados de caminar por los desiertos de la historia se han encontrado con un Caminante que alegra la marcha y da consuelo y esperanza. La cercanía entrañable del Niño que viene se ha convertido en un Sol que ilumina los senderos oscuros y torcidos de nuestro atormentado mundo. A todos los niños y niñas del mundo les rogamos que se conviertan como el niño de Zacarías en preparadores de caminos por donde va a pasar el Niño de la Navidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *