Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 23 de julio de 2021

Mt 13, 18-23: Quien escucha y entiende la palabra dará fruto

Brígida, fundadora (1373) Éx 20, 1-17: La ley se dio por medio de Moisés Salmo 18: Señor, tú tienes palabras de vida eterna

Dijo Jesús a sus discípulos: Escuchen entonces la explicación de la parábola del sembrador. 19Si uno escucha la palabra del reino y no la entiende, viene el Maligno y le arrebata lo sembrado en su corazón; 20ese es como lo sembrado junto al camino. Lo sembrado en terreno pedregoso es el que escucha la palabra y la recibe enseguida con gozo; 21pero no tiene raíz y es inconstante. Llega la tribulación o persecución por causa de la palabra e inmediatamente falla. 22Lo sembrado entre espinos es el que escucha la palabra; pero las preocupaciones mundanas y la seducción de la riqueza la ahogan y no da fruto. 23Lo sembrado en tierra fértil es el que escucha la palabra y la entiende. Ese da fruto: ciento o sesenta o treinta.

Comentario

La Alianza es el momento culmen de la pertenencia del pueblo a Dios, El cuidará de ellos y ellos cumplirán los mandamientos y leyes, el decálogo. La voluntad de Dios para ellos es cumplir los mandamientos y propiciar un “encuentro personal” del pueblo con Él. Para ello se debe evaluar la actitud del corazón que, como tierra buena y fértil, mostrará apertura a la Palabra y al proyecto de Dios. Lo contrario está representado por las tierras no productivas: el camino, las espinas y las piedras. Resuenan aquí palabras: “escucha” y “cumple”, ambas condiciones importantes para lograr el verdadero discipulado en el seguimiento de Cristo. En un mundo superficial y mediocre, es fácil reducir la vida cristiana a simple cumplimiento de normas y leyes; eso lo describirá Jesús en la parábola como “sin raíz”, “inconstante”, “seducción por las riquezas”, etc. La fidelidad está simbolizada en “tierra fértil” que dará fruto abundante. ¿Soy de los que siempre recuerdo el decálogo juzgando a los otros o vivo el espíritu del Reino abonando la vida?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *