Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 23 de diciembre de 2019

Lc 1, 57-66: El nacimiento de Juan

Juan Cancio (1473) Primera lectura: Mal 3, 1-4.23-24 Enviaré al profeta Elías Salmo responsorial: Sal 24, 4-5. 8-10. 14

Cuando a Isabel se le cumplió el tiempo del parto, dio a luz un hijo. 58Los vecinos y parientes, al enterarse de que el Señor la había tratado con tanta misericordia, se alegraron con ella. 59Al octavo día fueron a circuncidarlo y querían llamarlo como su padre, Zacarías. 60Pero la madre intervino: No; se tiene que llamar Juan. 61Le decían que nadie en la parentela llevaba ese nombre. 62Preguntaron por señas al padre qué nombre quería darle. 63Pidió una pizarra y escribió: Su nombre es Juan. Todos se asombraron. 64En ese instante se le soltó la boca y la lengua y se puso a hablar bendiciendo a Dios. 65Todos los vecinos quedaron asombrados; lo sucedido se contó por toda la serranía de Judea 66y los que lo oían reflexionaban diciéndose: ¿Qué va a ser este niño? Porque la mano del Señor lo acompañaba.

Comentario

La reconciliación generacional es una de las grandes tareas de la era mesiánica. A los ojos de los padres y mayores, el camino al futuro habría de trazarse en apego estricto a las tradiciones de los antepasados; para los hijos, el porvenir era la modernidad que clamaba por la novedad y la creatividad para ajustarse y disfrutar de las nuevas condiciones de vida. La misma vida familiar estaba resquebrajada. En el seno de la familia actual podemos constatar situaciones similares. La recomendación de los consejeros es fomentar la comunicación familiar; dialogar es el puente generacional. El diálogo nace de una búsqueda sincera de la verdad y es el pedagogo hacia la unión y la comunión. Por esto es indispensable educarnos en valores como la tolerancia, escuchar, la capacidad para reconocer errores y de ser asertivos, es decir, expresar las propias ideas respetando las de los demás. El profeta clama por discernir y purificar. “El que viene” representa lo nuevo en la continuidad. ¿Hay algún área de la vida familiar que requiera una voz nueva?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *