Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 23 de agosto de 2019

Mt 22, 34-40: Amarás al Señor y a tu prójimo

Felipe Benicio Primera lectura: Rut 1, 1.3-6.14b-16.22 Tu Dios será mi Dios Salmo responsorial: Sal 145, 5-10

Al saber los fariseos que Jesús había tapado la boca a los saduceos, se reunieron alrededor de él; 35y uno de ellos, doctor en la ley, le preguntó maliciosamente: 36Maestro, ¿cuál es el precepto más importante en la ley? 37Le respondió: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, y con toda tu mente. 38Este es el precepto más importante; 39pero el segundo es equivalente: Amarás al prójimo como a ti mismo. 40De estos dos mandamientos dependen la ley entera y los profetas.

Comentario

En una sociedad donde todo funcionaba en torno a la ley, tiene sentido la pregunta sobre el mandamiento más importante. A Jesús le preguntan por un mandamiento principal, pero él responde con dos: el primero y principal es tan importante como el segundo. El amor a Dios y al prójimo van siempre de la mano. El amor a Dios pasa necesariamente por el amor al prójimo. Pero la enseñanza de Jesús no termina aquí. Propone un nuevo mandamiento, que constituye una de las más importantes novedades en el mensaje de Jesús, ámense los unos a los otros como yo los he amado. El modelo del amor es Jesús de Nazaret y este se concreta cuando se reproduce entre los hermanos. Lo que importa no es el mandamiento más importante sino la importancia del amor en la vida cristiana. Hoy se habla mucho de amor y de amar, pero la pregunta es ¿a quién? ¿Al dinero, al sexo, a la violencia, a la posverdad? “Si yo no tengo amor, yo nada soy, Señor”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *