Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 22 de septiembre de 2021

Lc 9, 1-6: Los envió a proclamar el Reino

Mauricio y comps. mártires (302) Esd 9, 5-9: Dios no nos abandonó Interleccional Tob 13: Bendito sea Dios, que vive eternamente

En aquel tiempo, Jesús reunió a los Doce y les dio poder y autoridad sobre todos los demonios y para sanar enfermedades. 2 Y los envió a proclamar el reino de Dios y a sanar [enfermos]. 3 Les dijo: No lleven nada para el camino: ni bastón ni alforja, ni pan ni dinero, ni dos túnicas. 4 En la casa en que entren permanezcan hasta que se vayan. 5 Si no los reciben, al salir de la ciudad sacudan el polvo de los pies como prueba contra ellos. 6 Cuando salieron, recorrieron los pueblos anunciando la Buena Noticia y sanando enfermos por todas partes.

Comentario

La misión de la Iglesia es contribuir mediante la conversión sinodal a la «ecohumanización de la vida y todas sus formas», es decir, el proceso de humanización de las personas y el cuidado de la casa común. Lo que humaniza no es simplemente el reconocimiento de la realidad sino el respeto de los espacios y la capacidad de hacer concreta la coexistencia armoniosa y pacífica entre los grupos humanos que habitan en un territorio y sociedad. De esta convivencia y diálogo nace una relación trascendente de humanización entre los sujetos, pueblos y culturas. Así como los discípulos recorrieron pueblos enteros anunciando la Buena Noticia, la Iglesia tiene que dar paso a nuevas formas de ser y de vivir activando procesos y dinámicas en las que respetemos la diversidad, promovamos la hospitalidad universal y concretemos la paz territorial y global. Como forma de anuncio de la Buena Nueva hagamos nuestro el clamor de la mártir hondureña, Bertha Cáceres: “Humanidad, despierta, ¡ya no hay tiempo!”. Es urgente cambiar de rumbo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *