Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 22 de mayo de 2021

Jn 21, 20-25: Este es el discípulo que da testimonio

Joaquina de Vedruna, fundadora (1854) Rita de Casia (1457) Hch 28, 16-20.30-31: Pablo predicó en Roma Salmo 10: Los buenos verán tu rostro, Señor

En aquel tiempo, Pedro se volvió y vio que le seguía el discípulo amado de Jesús, el que se había apoyado sobre su costado durante la cena y le había preguntado quién era el traidor. 21Viéndolo, Pedro pregunta a Jesús: Señor, y de éste, ¿qué? 22Le responde Jesús: Si quiero que se quede hasta que yo vuelva, ¿a ti qué? Tú sígueme. 23Así se corrió el rumor entre los discípulos de que aquel discípulo no moriría. Pero no le dijo Jesús que no moriría, sino: Si quiero que se quede hasta que yo vuelva a ti qué. 24Éste es el discípulo que da testimonio de estas cosas y lo ha escrito; y nos consta que su testimonio es verdadero. 25Quedan otras muchas cosas que hizo Jesús. Si quisiéramos escribirlas una por una, pienso que los libros escritos no cabrían en el mundo.

Comentario

El episodio anterior del diálogo entre el Resucitado y Pedro termina con el “Sígueme”. Ahora la curiosidad de Pedro por saber la suerte del discípulo amado (posiblemente Juan) termina también con una invitación al seguimiento. Este cierre del evangelio de Juan está marcado por una invitación al seguimiento. De aquí se puede concluir que todo el Evangelio tiene sentido si se lee en clave de discipulado, de seguimiento. El itinerario evangélico ha mostrado el camino de Jesús. Ese es el camino ofrecido al discípulo. Pero el discípulo no está solo, sino que cuenta con la presencia activa del Espíritu Santo que le acompaña. Esta ha sido la insistencia de Jesús en los días previos a Pentecostés. Por eso la pregunta es también para nosotros: ¿estamos dispuestos a seguir al Resucitado hasta las últimas consecuencias? ¿Estamos preparados para despojarnos de poder y de prestigio para asumir el servicio como donación y solidaridad con los hermanos? ¿Qué gestos o actitudes de servicio estamos generando como comunidad en nuestro ámbito social y eclesial?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *