Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 22 de febrero de 2020

Mt 16, 13-19: Te daré las llaves del Reino

Cátedra de Pedro Primera lectura: 1Pe 5, 1-4 Testigo de los sufrimientos de Cristo Salmo responsorial: Sal 22, 1-6

En aquel tiempo, cuando llegó Jesús a la región de Cesárea de Felipe, preguntó a los discípulos: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre? 14Ellos contestaron: Unos dicen que es Juan el Bautista; otros, que es Elías; otros, Jeremías o algún otro profeta. 15Él les dice: Y ustedes, ¿quién dicen que soy? 16Simón Pedro respondió: Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo. 17Jesús le dijo: ¡Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo ha revelado nadie de carne y hueso, sino mi Padre del cielo! 18Pues yo te digo que tú eres Pedro y sobre esta piedra construiré mi Iglesia, y el imperio de la muerte no la vencerá. 19A ti te daré las llaves del reino de los cielos: lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo; lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo.

Comentario

Reconocer el estilo mesiánico de Jesús es un don de Dios y un desafío para las comunidades. Ese reconocimiento es el que le da sentido a la fiesta que celebramos. Porque lo que celebramos no es la primacía de Pedro por encima de los otros apóstoles, sino la identidad y confesión de fe que fundamenta nuestro ser Iglesia y discípulos de Jesús: confesarlo como el Evangelio vivo de Dios que se encarna solidariamente en la vida de los pobres y víctimas de la tierra. Esta misma confesión es la que otorga razón de ser a la Iglesia porque reconoce su fundamento, como lo expresó el teólogo Yves Congar «en el esfuerzo de todos los combates por la liberación y la dignidad de los seres humanos, y no solo en las liturgias de nuestras iglesias por muy auténticas que estas sean, sino donde quiera que los hombres y mujeres sean víctimas del odio, de la explotación, del desprecio, de la falta de amor, de las discriminaciones injustas». ¿Percibimos lo esencial de nuestras celebraciones litúrgicas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *