Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 21 de septiembre de 2019

Mt 9, 9-13: ¡Sígueme! Él se levantó y le siguió

Mateo, apóstol y evangelista (s. I) Primera lectura: Ef 4, 1-7.11-13: Ha constituido apóstoles, evangelistas… Salmo responsorial: Sal 18, 2-5

En aquel tiempo vio Jesús a un hombre llamado Mateo sentado junto a la mesa de recaudación de los impuestos. Le dice: Sígueme. Él se levantó y le siguió. 10Estando Jesús en la casa, sentado a la mesa, muchos recaudadores de impuestos y pecadores llegaron y se sentaron con él y sus discípulos. 11Al verlo, los fariseos dijeron a los discípulos: ¿Por qué su maestro come con recaudadores de impuestos y pecadores? 12Él lo oyó y contestó: No tienen necesidad del médico los sanos, sino los enfermos. 13Vayan a aprender lo que significa: misericordia quiero y no sacrificios. No vine a llamar a justos, sino a pecadores.

Comentario

Hoy celebramos a san Mateo, a quien la tradición atribuye la composición del evangelio que lleva su nombre, y que tuvo amplia aceptación en las iglesias de entonces. Mateo era recaudador de impuestos, y por lo mismo gente de posición social y quizá adinerado. Su puesto de publicano estaría en Cafarnaún, y sería colaborador de la familia de Herodes Antipas. Él sería uno de los motivos por el cual acusaban a Jesús de ser “ser amigo de prostitutas y publicanos”. Jesús lo llamó a seguirlo y él dejó su oficio para hacerse discípulo. San Mateo encarna el mensaje de la salud que Dios oferta en Cristo Jesús. Entre las tareas evangelizadoras de la Iglesia, quizá uno de los pendientes sea la capacitación para leer y escribir las experiencias de la salvación. Leer y escribir significa para el creyente la posibilidad de relacionar conceptos e ideas, más allá de memorizar un credo. Leer y escribir representa tiempo para entender el propio caminar como un proyecto de fe, esperanza y amor; es oportunidad de encuentro fraternal y sororal para discernir y madurar el sentido de comunidad. Leer y escribir es condición para el liderazgo bautismal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *