Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 21 de octubre de 2021

Lc 12, 49-53: No he venido a traer paz, sino división

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: Vine a traer fuego a la tierra, y, ¡cómo desearía que ya estuviera ardiendo! 50Tengo que pasar por un bautismo, y, ¡qué angustia siento hasta que esto se haya cumplido! 51¿Piensan que vine a traer paz a la tierra? No he venido a traer la paz sino la división. 52En adelante en una familia de cinco habrá división: tres contra dos, dos contra tres. 53Se opondrán padre a hijo e hijo a padre, madre a hija e hija a madre, suegra a nuera y nuera a suegra.

Reflexión

Jesús, en el evangelio, trae dos figuras: la del fuego y la de la paz. El fuego en la Biblia ha tenido diversos significados desde devastación y castigo hasta purificación y protección. En este texto, a la diversidad de sentidos del fuego se le agrega la efusión del Espíritu Santo en el día de Pentecostés y el bautismo haciendo alusión al compromiso de Jesús que lo lleva hasta la muerte. La paz de Jesús es producto de un proceso de liberación, en las esferas personal y comunitaria, consecuencia del dinamismo del Reino. La Buena Nueva del Reino de Dios, al ser opuesta al reinado de César, implicaba no estar conforme con la violencia e injusticias. Jesús entra en conflicto con ese sistema porque su coherencia ética y su libertad profética rechaza ese modelo de sociedad sostenido con el poder y el dinero. ¿La paz que busco es la paz de Jesús? ¿Qué papel juega la causa de Jesús en mi vida y en mi accionar en el mundo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *