Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 21 de octubre de 2019

Lc 12, 13-21: Lo que has acumulado, ¿de quién será?

Laura Montoya Upegui (1949) Primera lectura: Rom 4, 20-25 Abrahán fue justificado por su fe Interleccional: Lc 1, 69-75

En aquel tiempo, uno de la gente le dijo a Jesús: Maestro, dile a mi hermano que reparta la herencia conmigo. 14Jesús le respondió: Amigo, ¿quién me ha nombrado juez o árbitro entre ustedes? 15Y les dijo: ¡Estén atentos y cuídense de cualquier codicia, que, por más rico que uno sea, la vida no depende de los bienes! 16Y les propuso una parábola: Las tierras de un hombre dieron una gran cosecha. 17Él se dijo: ¿qué haré, si no tengo dónde guardar toda la cosecha? 18Y dijo: Haré lo siguiente: derribaré los graneros y construiré otros mayores en los cuales meteré mi trigo y mis bienes. 19Después me diré: Querido amigo, tienes acumulados muchos bienes para muchos años; descansa, come, bebe y disfruta. 20Pero Dios le dijo: ¡Necio, esta noche te reclamarán la vida! Lo que has preparado, ¿para quién será? 21Así le pasa al que acumula tesoros para sí y no es rico a los ojos de Dios.

Comentario

En el texto evangélico, una persona anónima pide a Jesús su intervención, le pide que haga de juez en un caso particular. ¿Qué es la justicia?, nos podemos preguntar. La eficacia de la justicia de Dios se verifica en la transformación de la realidad para bien de la comunidad. Por eso crecer en la fe desde la acción y la oración nos hace justos tan solo si nuestro horizonte no se agota en el nivel personal, en decir, cuando lo trasciende y plenifica en el amor al prójimo. La perfección del obrar cristiano se realiza junto a los demás, por eso es necesario el discernimiento personal y también el comunitario. Una sociedad justa es aquella que toma en cuenta al sujeto en la complejidad de sus relaciones y condiciones personales y sociales. Y lo toma en cuenta no como medio, sino como fin: en eso se manifiesta el justo respeto a uno mismo y al otro como prójimo. ¿Cómo ejercitamos nuestra búsqueda de justicia desde el discernimiento personal y comunitario?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *