Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 21 de enero de 2020

Mc 2, 23-28: La persona está por encima del sábado

Inés, mártir (304) Primera lectura: 1Sm 16, 1-13 Samuel ungió a David Salmo responsorial: Sal 88, 20.21-22.27-28

Un sábado, mientras Jesús atravesaba unos sembrados, los discípulos se pusieron a arrancar espigas. 24Los fariseos le dijeron: Mira lo que hacen en sábado: algo prohibido. Jesús les responde: 25¿No han leído lo que hizo David cuando él y sus compañeros pasaban necesidad y estaban hambrientos? 26Entró en la casa de Dios, siendo sumo sacerdote Abiatar, y comió los panes presentados y los compartió con sus compañeros. 27Y añadió: El sábado se hizo para el hombre, no el hombre para el sábado. 28De manera que el Hijo del Hombre es señor también del sábado.

Comentario

En las parroquias, es común escuchar a muchos feligreses quejarse y reclamar porque el nuevo párroco realizó cambios no necesarios para la vida de la comunidad parroquial. “Aquí siempre se ha hecho así”, y todo cambio suena a desajuste, a perder seguridad. Jesús es el gran renovador radical y profundo de la realidad humana. Rompe con tradiciones que con el paso del tiempo han perdido su verdadero sentido para la humanización de las personas. Porque Él se declara superior a todas las tradiciones y preceptos. Para Jesús, la norma suprema de la vida de fe es la persona humana. Salvar, liberar, dignificar, levantar son palabras sinónimas que dejan clara la misión de Jesús y nuestra misión de seguidores suyos. ¡Qué bueno será si revisamos a fondo, personal y comunitariamente, nuestra práctica cristiana cotidiana! Cuántas cosas sobran porque perdieron significado y no ayudan a profundizar y vivir la fe. Dejemos que el amor de Dios “derramado en nuestros corazones” se convierta en la norma suprema de nuestro proceder.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *