Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 21 de abril de 2020

Jn 3, 7-15: Nadie ha subido al cielo

Anselmo (1109) Primera lectura: Hch 4, 32-37 Tenían un solo corazón Salmo responsorial: Sal 92, 1ab.1c-2.5

En aquel tiempo Jesús dijo a Nicodemo: Tienes que nacer de nuevo. 8 El viento sopla hacia donde quiere: oyes su rumor, pero no sabes de dónde viene ni adónde va. Así sucede con el que ha nacido del Espíritu. 9 Le respondió Nicodemo: ¿Cómo puede suceder esto? 10Jesús le respondió: Tú eres maestro de Israel, ¿y no entiendes estas cosas? 11Te lo aseguro: nosotros hablamos de lo que sabemos, y damos testimonio de lo que hemos visto, pero ustedes no aceptan nuestro testimonio. 12Si no creen cuando les hablo de las cosas de la tierra, ¿cómo creerán cuando les hable de las cosas del cielo? 13Nadie ha subido al cielo si no es el que bajó del cielo: el Hijo del Hombre. 14Como Moisés en el desierto levantó la serpiente, así ha de ser levantado el Hijo del Hombre, 15para que quien crea en él tenga vida eterna.

Comentario

La vida común es un rasgo sustantivo de la fe cristiana. A la fe en Cristo pertenece el despojarse de los bienes materiales para compartirlos con los más necesitados. Se trataba de un alivio inmediato a la miseria que asolaba a la inmensa mayoría en la época del imperio romano. Este estilo de vida es el nervio cristiano, y tiene doble coyuntura: la resurrección de Jesús y la encarnación del Hijo de Dios. En ambas, lo material tiene su sentido insustituible, pero no es acumulativo, sino distributivo. Sin esto, la fe cristiana queda desarticulada en demagogia. No se crea comunidad de vida sin el sentido redentivo de darle nueva vitalidad a los bienes, ya sean materiales, económicos y a los del conocimiento y los recursos humanos. Cuando adquirimos un bien, debemos cobrar conciencia inmediata de que es un bien generado por todos y que todos somos destinatarios del mismo; es su sentido redentivo, porque nos rescata la propia humanidad. Tiene que servir para conectarnos con otras personas. ¿Cómo sirvo a los demás con mis bienes personales?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *