Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 20 de octubre de 2020

Lc 12, 35-38: Tengan las lámparas encendidas

Honorio (s. VI) Primera lectura: Ef 2, 12-22 Ha unido los dos pueblos Salmo responsorial: Sal 84, 9ab y 10-14

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: Tengan la ropa puesta y las lámparas encendidas. 36Sean como aquellos que esperan que el amo vuelva de una boda, para abrirle en cuanto llegue y llame. 37Dichosos los sirvientes a quienes el amo, al llegar, los encuentre despiertos: les aseguro que él mismo recogerá su túnica, los hará sentarse a la mesa y les irá sirviendo. 38Y si llega a medianoche o de madrugada y los encuentra así, dichosos ellos.

Comentario

Los seres humanos nos realizamos en la convivencia con las demás personas y nos enriquecemos en el encuentro con cada una de ellas. Extraordinario fue el encuentro del papa Pablo VI con Atenágoras, Patriarca de Constantinopla, hace poco más de 50 años. Un abrazo de reconciliación entre la Iglesia de Occidente y la de Oriente. Un encuentro histórico con un gran valor ecuménico. Por experiencia propia sabemos que no siempre la convivencia es pacífica. Pablo habla de la unidad y de la paz de la comunidad gracias a Cristo Jesús que ha derribado el muro que los separaba. La vida nueva recibida en Él transforma nuestras relaciones y genera la fraternidad y la sororidad universal. En el encuentro diario con Dios y con los demás, Jesús nos invita a ser vigilantes, trabajando en la construcción de la comunidad para que, si llega el Señor a medianoche, nos encuentre haciendo nuestra labor ordinaria, de manera extraordinaria, como decía Teresa de Calcuta. ¿Cuáles son los muros que separan a tu país? ¿Se pueden derribar?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *