Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 20 de marzo de 2020

Mc 12, 28b-34: El Señor, es el único

Josefo Bilczewski (1923) María Josefa, fundadora (1912) Primera lectura: Os 14, 2-10 Sanaré su infidelidad Salmo responsorial: Sal 80, 6c-8a.8bc-9.10-11ab.14.17

En aquel tiempo un letrado se acercó a Jesús y le preguntó: ¿Cuál es el precepto más importante? 29Jesús respondió: El más importante es: Escucha, Israel, el Señor nuestro Dios es uno solo. 30Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todas tus fuerzas. 31El segundo es: Amarás al prójimo como a ti mismo. No hay mandamiento mayor que éstos. 32El letrado le respondió: Muy bien, maestro; es verdad lo que dices: el Señor es uno solo y no hay otro fuera de él. 33Que amarlo con todo el corazón, con toda la inteligencia y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a uno mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios. 34Viendo Jesús que había respondido acertadamente, le dijo: No estás lejos del reino de Dios. Y nadie se atrevió a dirigirle más preguntas.

Comentario

El precepto más importante para Jesús se explicita en dos verdades entrelazadas e inseparables: el amor a Dios y a los hermanos. Este precepto que Jesús presenta como la cumbre de la experiencia de fe en su Padre Dios no se puede entender de forma fragmentada. No se concibe el amor a Dios desentendiéndose de los hermanos. Y tampoco se concibe el amor a los hermanos, sin tener una experiencia existencial y una relación personal con Dios. Este amor vivido en profundidad, con seriedad, y desde la exigencia que hace Jesús, se convierte en la primacía que debería saturar la vida de un creyente. Dios es el único. Dios es uno solo. Pero a Él solo se le conoce, se lo encuentra y se lo sirve en la vida de los otros, de los hermanos, en especial de los más débiles y vulnerables de la historia. Esta Cuaresma es el tiempo propicio para que cada cristiano vuelva a ratificar el primado de Dios y el del ser humano en su vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *