Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 20 de agosto de 2021

Mt 22, 34-40: Amarás al Señor y a tu prójimo

Bernardo (1153) Rut 1, 1.3-6.14b-16.22: Tu Dios será mi Dios Salmo 145: Alabaré al Señor toda mi vida

Al saber los fariseos que Jesús había tapado la boca a los saduceos, se reunieron alrededor de él; 35y uno de ellos, doctor en la ley le preguntó maliciosamente: 36Maestro, ¿cuál es el precepto más importante en la ley? 37Le respondió: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, y con toda tu mente. 38Éste es el precepto más importante; 39pero el segundo es equivalente: Amarás al prójimo como a ti mismo. 40De estos dos mandamientos dependen la ley entera y los profetas.

Comentario

Entre códigos y recomendaciones, el Pueblo Judío había contabilizado en la ley 613 mandamientos, de los cuales 365 eran prohibiciones y 248 orientaciones positivas. Por eso discutían permanentemente sobre la jerarquía de los mandamientos. Ante la pregunta del fariseo, Jesús no responde con uno, sino con dos, uniendo el mandamiento del amor a Dios y el mandamiento del amor al prójimo. La originalidad de Jesús radica en que presenta los dos mandamientos inseparables y al mismo nivel. El amor es la clave que unifica ambos mandamientos; por eso, el amor a Dios pasa necesariamente por el prójimo. El sentido de la vida no consiste solamente en cumplir normas y preceptos. Cristo nos invita a mirar la vida desde la centralidad de las personas, más allá de las leyes. Dios quiere que cultivemos una actitud misericordiosa. Llevar a plenitud el amor en el servicio auténtico a los más pobres y descartados de nuestro tiempo. ¿Puedo decir, cuando hago mi examen de conciencia al final del día, que mi vida está motivada por el amor?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *