Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 20 de abril de 2021

Jn 6, 30-35: Mi Padre da el verdadero pan

Expedito, mártir (303) Hch 7, 51-59: Señor Jesús, recibe mi espíritu Salmo 30: A tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu

En aquel tiempo la gente preguntó a Jesús: ¿Qué señal haces para que veamos y creamos? ¿En qué trabajas? 31Nuestros padres comieron el maná en el desierto, como está escrito: Les dio a comer pan del cielo. 32Les respondió Jesús: Les aseguro, no fue Moisés quien les dio pan del cielo; es mi Padre quien les da el verdadero pan del cielo. 33El pan de Dios es el que baja del cielo y da vida al mundo. 34Le dijeron: Señor, danos siempre de ese pan. 35Jesús les contestó: Yo soy el pan de la vida: el que viene a mí no pasará hambre, el que cree en mí no pasará nunca sed.

Comentario

La lectura continuada del evangelio joánico señala y ahonda progresivamente en el tema del seguir, comer, creer y trabajar. Seguir a Jesús es asumir el proyecto y el estilo de vida que propone, basado fundamentalmente en el amor. Por eso comer no es solo tomar un alimento, sino interiorizar las actitudes de Jesús en las relaciones consigo mismo, con las demás personas, con Dios y con la creación. Es una forma de vida contrastante con el contexto sociocultural circundante. Comer el Pan de Vida es hacerse responsable de la nueva ley promulgada por Jesús que se resume en amor oblativo. Es nutrirse de la Palabra de Jesús para hacerse alimento para los demás. Ese alimento se traduce en fuerza para trabajar por el Reinado de Dios en los contextos en que los seguidores de Jesús les corresponde vivir. ¿Cómo hacernos pan de vida para los demás como Jesús? ¿Qué signos de la presencia del Reino percibes en tu entorno vital, social y eclesial?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *