Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 2 de septiembre de 2020

Lc 4, 38-44: Curación de la suegra de Pedro

Salomón Leclercq (1792) Bartolomé Gutiérrez (1632) Primera lectura: 1Cor 3, 1-9 Somos colaboradores de Dios Salmo responsorial: Sal 32, 12-13.14-15.20-21

En aquel tiempo salió Jesús de la sinagoga y entró en casa de Simón. La suegra de Pedro estaba con fiebre muy alta y le suplicaban que hiciera algo por ella. 39Él se inclinó sobre ella, increpó a la fiebre y se le pasó. Inmediatamente se levantó y se puso a servirles. 40Al ponerse el sol, todos los que tenían enfermos con diversas dolencias se los llevaban. Él ponía las manos sobre cada uno y los sanaba. 41De muchos salían demonios gritando: ¡Tú eres el Hijo de Dios! Él los increpaba y no los dejaba hablar, pues sabían que era el Mesías. 42Por la mañana salió y se dirigió a un lugar despoblado. La multitud lo anduvo buscando, y cuando lo alcanzaron, lo retenían para que no se fuese. 43Pero él les dijo: También a las demás ciudades tengo que llevarles la Buena Noticia del reino de Dios, porque para eso he sido enviado. 44Y predicaba en las sinagogas de Judea.

Comentario

La actividad sanadora, liberadora de Jesús se hace extensiva a enfermos, posesos, oprimidos por alguna fuerza maligna. Jesús se revela como señor de la vida, la salud y la paz. La enfermedad y la posesión son consideradas en su tiempo como fuerzas deshumanizantes que desfiguran la imagen de Dios plasmada en la persona humana. Por eso, el gran sentido del milagro de Jesús es que con su autoridad ayuda a las personas a recuperar su condición de hijo de Dios y miembro de la comunidad. Seguramente en nuestros contextos sociales y eclesiales hay muchas situaciones de postración y opresión por diversos “espíritus malignos” como el egoísmo, la codicia, la opresión y la violencia que deshumanizan a nuestros hermanos. Como seguidores de Jesús y continuadores de su proyecto tenemos la misión de curar (cuidar), sanar (ayudar) y liberar (levantar) y propiciar mejores condiciones de vida digna para todos los seres humanos, especialmente los más débiles y vulnerables. ¿Qué acciones se realizan en tu comunidad o grupo para ayudar a sanar y liberar a los hermanos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *