Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 2 de mayo de 2020

Jn 6, 60-69: Tú tienes palabras de vida

Atanasio, mártir (373) Primera lectura: Hch 9, 31-42 La Iglesia se iba multiplicando Salmo responsorial: Sal 115, 12-13.14-15.16-17

En aquel tiempo, muchos de los discípulos que lo oyeron comentaban: Este discurso es bien duro: ¿quién podrá escucharlo? 61Jesús, conociendo por dentro que los discípulos murmuraban, les dijo: ¿Esto los escandaliza? 62¿Qué será cuando vean al Hijo del Hombre subir a donde estaba antes? 63El Espíritu es el que da vida, la carne no vale nada. Las palabras que les he dicho son espíritu y vida. 64Pero hay algunos de ustedes que no creen. Desde el comienzo sabía Jesús quiénes no creían y quién lo iba a traicionar. 65Y añadió: Por eso les he dicho que nadie puede venir a mí si el Padre no se lo concede. 66Desde entonces muchos de sus discípulos lo abandonaron y ya no andaban con él. 67Así que Jesús dijo a los Doce: ¿También ustedes quieren abandonarme? 68Simón Pedro le contestó: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. 69Nosotros hemos creído y reconocemos que tú eres el Consagrado de Dios

Comentario

Uno de los argumentos más convincentes de la fe cristiana son las señales milagrosas con las que acredita su veracidad. Lucas recoge tradiciones que pintan a Pedro yendo de un sitio a otro predicando el Evangelio y curando enfermos o resucitando a difuntos. Detrás de los beneficiados, hay una comunidad que intercede por ellos. Este contexto hay que tomarlo en cuenta para comprender el lugar propio donde germina y opera la verdad del Evangelio. Quizá estemos instalados y cómodos con nuestra identidad y modos de ser cristianos que hacemos relucir los domingos y días de guardar. Pero estos días pascuales nos deben sacudir la modorra en la que nos hemos instalado. Desperezarnos para salir a donde se necesitan Buenas Noticias, para callejonear con el amor solidario la verdad de que Cristo vive y actúa en y por nosotros, en favor de los desfavorecidos. ¿Dónde están los escenarios donde se necesitan las señales de la verdad del Evangelio? ¿Qué señal de fe activaré para que el Espíritu Santo sea percibido en mi barrio?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *