Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 2 de junio de 2021

Mc 12, 18-27: No es Dios de muertos sino de vivos

Marcelino y Pedro (304) Tob 3, 1-11.24-25: Llegaron las oraciones a Dios Salmo 24: A ti, Señor, levanto mi alma

Se acercaron a Jesús unos saduceos, que niegan la resurrección, y le dijeron: 19Maestro, Moisés nos dejó escrito que cuando uno muera sin hijos, su hermano se case con la viuda para dar descendencia al hermano difunto. 20Eran siete hermanos: el primero se casó y murió sin descendencia; 21el segundo tomó a la viuda y murió sin descendencia; lo mismo el tercero. 22Ninguno de los siete dejó descendencia. Después de todos murió la mujer. 23En la resurrección, cuando resuciten, ¿de cuál de ellos será la mujer? Porque los siete estuvieron casados con ella. 24Jesús les respondió: ¿No están equivocados por esto, por no conocer la Escritura ni el poder de Dios? 25Cuando resuciten de entre los muertos, los hombres y las mujeres no se casarán, sino que serán como ángeles en el cielo. 26Y a propósito de que los muertos resucitan, ¿no han leído en el libro de Moisés el episodio de la zarza? Dios le dice: Yo soy el Dios de Abrahán, el Dios de Isaac, el Dios de Jacob. 27No es un Dios de muertos, sino de vivos. Ustedes están muy equivocados.

Comentario

Sigue el enfrentamiento de Jesús con las autoridades de su tiempo. Ahora con los saduceos, la élite social compuesta por hombres de poder intelectual y económico. Ellos no creen en la resurrección pues se sienten en el reino mesiánico, ya que viven en una situación de bienestar y no quieren que las cosas cambien. Siguen la teología de la Retribución, o sea, que Dios da riqueza y bienestar a los que observan su Ley y castiga con pobreza y sufrimiento a los que practican el mal. Le proponen a Jesús una pregunta hipotética y exagerada… haciendo ver que creer en la resurrección llevaría a la persona a aceptar un absurdo. En el ejemplo no plantean una relación de amor de la mujer con sus siete maridos, sino una relación basada en la Ley, por la necesidad de herederos. Jesús dice que eso es muerte y que Dios es vida… y la vida es amor. El papa Francisco, en la exhortación Evangelii Gaudium, nos invita a proclamar con alegría la Buena Nueva del amor de Dios. Y nosotros, ¿creemos en la resurrección…?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *