Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 1 de julio de 2021

Mt 9, 1-8: La multitud alababa a Dios

Atilano Cruz, mártir (1928) Gn 22, 1b-19: El sacrificio de Abrahán Salmo 114: Caminaré en presencia del Señor en el país de la vida

En aquel tiempo Jesús subió a una barca, cruzó a la otra orilla y llegó a su ciudad. 2 Le trajeron un paralítico tendido en una camilla. Al ver Jesús la fe que tenían, dijo al paralítico: ¡Ánimo, hijo! Tus pecados te son perdonados. 3 Entonces algunos letrados pensaron: Éste blasfema. 4 Jesús, conociendo sus pensamientos, dijo: ¿Por qué piensan mal? 5 ¿Qué es más fácil, decir: se te perdonan tus pecados; o decir: levántate y camina? 6 Pues, para que sepan que el Hijo del Hombre tiene autoridad en la tierra para perdonar pecados, dirigiéndose al paralítico, le dijo: Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa. 7 Él se levantó y se fue a su casa. 8 La multitud al verlo quedó atemorizada y daba gloria a Dios por haber dado tal autoridad a los hombres.

Comentario

En el evangelio Jesús cruza de nuevo a la otra orilla. Cruza a otra temática de su buena noticia. Aquí se trata nada menos que del poder que Él tiene para perdonar pecados y el poder que tenemos como hermanos de este Hijo del Hombre para que perdonemos los pecados. Es un poder para perdonarnos las ofensas que continuamente cometemos unos contra otros. Porque como dirá Santo Tomas en su suma Teológica: “Dios no se siente ofendido por nosotros, sino que es porque actuamos contra nuestro propio bien”. El pecado es hacernos daño a nosotros mismos y a nuestros hermanos. El perdón mutuo es la capacidad que tenemos como seres humanos para perdonarnos y para reconstruir las relaciones de la convivencia humana que hemos roto con las ofensas de unos contra otros. Tres veces el texto usa el verbo “levantarse”. Es el verbo de la resurrección que experimentamos en esta vida y experimentaremos en la resurrección futura. Esta experiencia nueva escandalizó a los profesionales de la religión y produjo una alabanza por parte del pueblo sencillo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *