Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 19 de junio de 2021

Mt 6, 24-34: No se agobien por el mañana

Romualdo, fundador (1027) 2Cor 12, 1-10: A gusto presumo mis debilidades Salmo 33: Gusten y vean qué bueno es el Señor

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: Nadie puede estar al servicio de dos señores, pues u odia a uno y ama al otro o apreciará a uno y despreciará al otro. No pueden estar al servicio de Dios y del dinero. 25Por eso les digo que no anden angustiados por la comida y la bebida para conservar la vida o por la ropa para cubrir el cuerpo. ¿No vale más la vida que el sustento?, ¿el cuerpo más que la ropa? 26Miren las aves del cielo: no siembran ni cosechan ni recogen en graneros, y sin embargo, el Padre del cielo las alimenta. ¿No valen ustedes más que ellas?… El Padre del cielo sabe que ustedes tienen necesidad de todo aquello. 33Busquen primero el reino de Dios y su justicia, y lo demás lo recibirán por añadidura. 34Por eso, no se preocupen del mañana, que el mañana se ocupará de sí. A cada día le basta su problema.

Comentario

Estamos siendo instruidos por Jesús que explica el sentido del código del Reino, el código de las Bienaventuranzas. Hoy continúa instruyéndonos sobre el sentido de la primera: Felices los que tienen corazón de pobre. Es la puerta de entrada al resto de las bienaventuranzas. Entender la primera es esencial para avanzar en la vivencia de las otras siete. Se trata de la propuesta de crear una nueva sociedad, una sociedad alternativa a la injusta de este modelo de mundo donde el dinero manda. Es una sociedad del compartir que intenta destronar al dios dinero que arrasa con la vida de los pobres y del planeta entero. Hay dos maneras de vivir, de ser humano: o con Dios, el Dios del Reino, el Dios del proyecto de las Bienaventuranzas o con el señor dinero. Son dos maneras de vivir radicalmente opuestas. Si ponemos en el corazón el dinero, las cuentas bancarias, los lujos, las compras suntuosas y los caprichos, cerraremos el corazón al proyecto de Dios, olvidaremos la vida de los pobres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *