Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 19 de junio de 2020

Mt 11, 25-30: Soy manso y humilde

Sagrado Corazón de Jesús Primera lectura: Dt 7, 611 El Señor se enamoró de ustedes Salmo responsorial: Sal 102, 1-2.3-4.6-8.10 Segunda lectura: 1Jn 4, 7-16 Él nos amó

En aquel tiempo Jesús tomó la palabra y dijo: ¡Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque, ocultando estas cosas a los sabios y entendidos, se las diste a conocer a la gente sencilla! 26Sí, Padre, ésa ha sido tu elección. 27Todo me lo ha encomendado mi Padre: nadie conoce al Hijo, sino el Padre; nadie conoce al Padre, sino el Hijo y aquél a quien el Hijo decida revelárselo. 28Vengan a mí, los que están cansados y agobiados, y yo los aliviaré. 29Carguen con mi yugo y aprendan de mí, que soy tolerante y humilde de corazón, yencontrarán descanso para su vida. 30Porque mi yugo es suave y mi carga ligera.

Comentario

Jesús, ante el rechazo experimentado en las ciudades que no han aceptado la obra de Dios, reacciona con una oración en la que agradece a Él por su revelación a los pequeños y oprimidos. Esta oración de alabanza denota claramente la relación directa de Jesús con su Padre, porque ha ocultado estas cosas a los sabios y ha optado por revelarse a la gente sencilla. Desde luego, los pequeños son los que ven en Jesús la manifestación de Dios y lo reconocen en su acción liberadora, en su enseñanza y en sus obras, del Reino de Dios como el Mesías y el Hijo de Dios. Igualmente, Jesús en su declaración sobre sí mismo: manso y humilde de corazón manifiesta el significado de tal revelación del proyecto de Dios: los más pequeños no volverán a ser oprimidos. Para la reflexión del día, como seguidores de Jesús: ¿somos capaces de hacer posible la acción de Dios en la historia a través de signos de la justicia en favor de los excluidos y marginados?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *