Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 19 de julio de 2021

Mt 12, 46-50: ¡Ahí están mi madre y mis hermanos!

Justa y Rufina, mártires (287) Éx 14, 21–15, 1: Dios libró a Israel por el mar Interleccional Éx 15: Cantaré al Señor, sublime es su victoria

Todavía estaba Jesús hablando a la multitud, cuando se presentaron su madre y sus hermanos, que estaban afuera, deseosos de hablar con él. Uno le dijo: Mira, tu madre y tus hermanos están fuera y desean hablar contigo. Él contestó al que se lo decía: ¿Quién es mi madre? ¿Quiénes son mis hermanos? Y señalando con la mano a sus discípulos, dijo: ¡Ahí están mi madre y mis hermanos! Cualquiera que haga la voluntad de mi Padre del cielo, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre.

Comentario

Jesús es la referencia más evidente del reino y sus valores. El Evangelio nos dice “aquí hay uno que es más que Jonás”, “… uno que es más que Salomón” destacando a Jesús como el signo que los supera. Ellos piden signos. Jesús es el signo supremo. Salomón recibe sabiduría, Jesús es la misma Sabiduría. Jonás pasa tres días en el cetáceo, Jesús resucita de la muerte al tercer día. El pueblo de Israel, salvado de los egipcios proclama el día de su victoria, ese es su signo de liberación. Cada día, en medio del reino de las tinieblas y la muerte, surgen signos de vida. Tenemos que aprender a mirar los signos de nuestro tiempo: tantas mujeres y hombres capaces de atestiguar a Dios presente en sus vidas, en la alegría de su corazón. Es la esperanza de luchar por un reino imposible para la sociedad clasista y consumista y posible por la humildad y sencillez del compartir y del caminar de quienes seguimos a Jesús. ¿Somos signo en medio del pueblo necesitado de la esperanza del Reino?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *