Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 18 de septiembre de 2019

Lc 7, 31-35: ¿Con qué compararé a esta generación?

María Salvat Romero (1998) José de Cupertino (1663) Primera lectura: 1Tim 3, 14-16 Grande es el misterio Salmo responsorial: Sal 110, 1-6

En aquel tiempo dijo el Señor: 3 ¿Con qué compararé a los hombres de esta generación? ¿A qué se parecen? 32Son como niños sentados en la plaza, que se dicen entre ellos: Hemos tocado la flauta y no bailaron, hemos entonado cantos fúnebres y no lloraron. 33Vino Juan el Bautista, que no comía pan ni bebía vino, y dicen: está endemoniado. 34Vino el Hijo del Hombre, que come y bebe, y dicen: miren qué comilón y bebedor, amigo de recaudadores de impuestos y pecadores. 35Pero la Sabiduría ha sido reconocida por sus discípulos.

Comentario

Uno de los grandes retos que enfrenta el cristiano es el de saber interpretar correctamente los signos de los tiempos. El Evangelio denuncia que los contemporáneos de Jesús “ni pichan, ni cachan, ni dejan batear” como dice el proverbio popular; se ocupan de todo, pero sin hacer algo eficaz. La sabiduría consiste en ver la coherencia interna de los acontecimientos, para sacarles su jugo de salvación; sus hijos lo hacen. La conciencia crítica, sin embargo, es lo que menos interesa fomentar a aquellos que abusan de la falta de criterio de las personas, sea en el ámbito religioso, cívico o familiar. Por lo mismo, las opiniones y juicios críticos son desechados con facilidad y hasta se ridiculiza a quienes los formulan. Preguntar por la razón de los eventos, interrogar por la meta a conseguir, e indagar por los pasos de un proceso, son tareas indispensables en las que debemos ejercitarnos continuamente. No podemos caminar sin criterio, a no ser que estemos irresponsablemente dispuestos al autoengaño y a la decepción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *