Publicado el 1 comentario

Evangelio del día y comentario – 18 de marzo de 2021

Jn 5, 31-47: Moisés los acusa

Cirilo de Jerusalén (387) Éx 32, 7-14: Arrepiéntete de la amenaza Salmo 105: Acuérdate de mí, Señor, por amor a tu pueblo

En aquel tiempo dijo Jesús a los judíos… 37El Padre que me envió da testimonio de mí. Ustedes nunca han escuchado su voz, ni han visto su rostro, 38y su palabra no permanece en ustedes, porque al que él envió no le creen. 39Estudian la Escritura pensando que encierra vida eterna, porque ella da testimonio de mí; 40pero ustedes no quieren venir a mí para tener vida. 41Yo no recibo honores de los hombres; 42además yo sé que ustedes no poseen el amor de Dios. 43Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me reciben; si otro viniera en nombre propio, lo recibirían. 44¿Cómo pueden creer, si viven pendientes del honor que se dan unos a otros, en lugar de buscar el honor que sólo viene de Dios? 45No piensen que seré yo el que los acuse ante el Padre; los acusará Moisés, en quien confían. 46Porque si creyeran a Moisés, también creerían en mí, ya que él escribió acerca de mí. 47Y si no creen lo que él escribió, ¿cómo creerán en mis palabras?

Comentario

La sociedad del tiempo de Jesús había desarrollado todo un sistema de valores sociales sostenidos por el honor. Los códigos de honor tienen más que ver con el cómo alguien quiere ser tratado por los demás que con la honestidad consigo mismo, en conciencia, ante Dios. Jesús argumenta que Él vive de cara a Dios y no buscando los honores humanos. Muchas veces, el medio social sofoca la libertad de conciencia personal en aras del control social del “qué dirán”. Así acumulamos frustraciones y resentimientos que dañan las ideas que tenemos de nosotros mismos. Una sana autoestima resulta de una personalidad equilibrada y madura. La confianza en sí mismo se construye a base de la afirmación externa pero también de la convicción personal. Así es como crecemos para afrontar con éxito los desafíos que nos saldrán al paso. Démonos el derecho de afirmar nuestras necesidades, de disfrutar lo conseguido con nuestro trabajo, de vernos felices, como Dios quiere vernos. ¿Vivimos de cara a Dios, oyendo su voz y mirando su rostro, o de cara a los demás?

1 comentario en “Evangelio del día y comentario – 18 de marzo de 2021

  1. Viven felices los que viven mirando el rostro del Señor. Sin angustias ni temores porque no van solos en su caminar, llevan el mejor guía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *