Publicado el 1 comentario

Evangelio del día y comentario – 18 de junio de 2021

Mt 6, 19-23: Donde está tu tesoro, está tu corazón

Juliana de Falconieri, fundadora (1341) 2Cor 11, 18.21b-30: Todos ustedes me preocupan Salmo 33: El Señor libra a los justos de todas sus angustias

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: No acumulen tesoros en la tierra, donde la polilla y la herrumbre los destruyen, donde los ladrones perforan paredes y roban. 20Acumulen tesoros en el cielo, donde no roe la polilla ni destruye la herrumbre, donde los ladrones no abren brechas ni roban. 21Pues donde está tu tesoro, allí estará también tu corazón. 22La lámpara del cuerpo es el ojo: por tanto, si tu ojo está sano, todo tu cuerpo estará lleno de luz; 23pero si tu ojo está enfermo, todo tu cuerpo estará lleno de oscuridad. Y si tu fuente de luz está a oscuras, ¡cuánta oscuridad habrá!

Comentario

Las cosas del cielo en el lenguaje de Jesús son las buenas noticias del código de las bienaventuranzas. Ya el cielo está aquí entre nosotros cuando se hace presente la justicia del Reino. Las cosas de la tierra son para Jesús la acumulación del dinero, la ambición, que primero anidan en el corazón y luego se convierten en riqueza injusta destructora de la vida de los pobres. Hay un peligro latente en acumular cosas de la tierra que están descritas en las mala-venturanzas de Jesús. No hay ningún peligro, sino un camino de felicidad, en acumular las cosas del cielo. Cuando más se acumulen cosas del cielo más se comparte, más se siembra la felicidad, la justicia, la alegría interior y la paz. No hay comején que destruya este tesoro. No hay ladrón capaz de arrebatar ese tesoro. Por eso el gran reto es llenar los corazones de los valores del reinado de Dios y tener unos ojos, que son las ventanas del corazón, para ver el mundo con los ojos de Jesús.

1 comentario en “Evangelio del día y comentario – 18 de junio de 2021

  1. Amén, llegar a ese estado de Entendimiento, será una gracia, una bendición, la vida de los santos, la vida de quienes han comprendido y amado el Evangelio, ejemplo Pedro Casaldáliga…nos dan una idea de “acumular tesoros en el cielo”…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *