Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 17 de mayo de 2021

Jn 16, 29-33: He vencido al mundo

Julia Salzano (1929) Pascual Bailón (1592) Hch 19, 1-8: ¿Recibieron al Espíritu Santo? Salmo 67: Reyes de la tierra, canten al Señor

En aquel tiempo dijeron los discípulos a Jesús: Ahora sí que hablas claramente, sin usar parábolas. 30Ahora sabemos que lo sabes todo y que no hace falta que nadie te pregunte; por eso creemos que vienes de Dios. 31Jesús les contestó: ¿Ahora creen? 32Miren, llega la hora, ya ha llegado, en que ustedes se dispersarán cada uno por su lado y me dejarán solo. Pero yo no estoy solo, porque el Padre está conmigo. 33Les he dicho esto para que gracias a mí tengan paz. En el mundo tendrán que sufrir; pero tengan valor: yo he vencido al mundo.

Comentario

A veces no es suficiente decir que se cree. Hay que ser consciente de sus implicaciones. Creer es confiar, fiarse, abandonarse en manos de alguien; en este caso, de Dios. Según este pasaje de Juan, aunque los discípulos consideran que ya saben todo sobre Jesús, su fe es un endeble. Por eso el Señor les dice que a la hora de la confrontación se dispersarán dejándolo solo. Ya llegará el momento pospascual cuando el creer será asumir existencialmente la praxis de Jesús. La tradición nos dice que la mayoría de los apóstoles murieron mártires por el Evangelio de Jesús. Ahí, en ese momento la fe llegó a su madurez. Fueron capaces de arriesgarse y abandonarse completamente en las manos de Dios. En nuestros contextos socioculturales solemos limitar la fe a ritos puntuales, aprendizajes memorísticos, incluso, supersticiones. Pero la fe, el creer, como queda dicho, es colocar toda la confianza en el proyecto salvífico de Dios. ¿Cuáles son los aciertos y oscuridades en tu experiencia de fe?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *