Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 17 de junio de 2020

Mt 6, 1-6.16-18: Tu Padre te recompensará

Gregorio Barbarigo (1687) Avito (530) Primera lectura: 2Re 2, 1.6-14 Elías subió al cielo Salmo responsorial: Sal 30, 20.21.24

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: Cuídense de hacer obras buenas en público solamente para que los vean; de lo contrario no serán recompensados por su Padre del cielo. 2 Cuando des limosna no hagas tocar la trompeta por delante, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles para que los alabe la gente. Les aseguro que ya han recibido su paga. 3 Cuando tú hagas limosna, no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha; 4 de ese modo tu limosna quedará escondida, y tu Padre, que ve en lo escondido, te lo pagará.5 Cuando ustedes oren no hagan como los hipócritas, que gustan rezar de pie en las sinagogas y en las esquinas para exhibirse a la gente. Les aseguro que ya han recibido su paga.6 Cuando tú vayas a orar, entra en tu habitación, cierra la puerta y reza a tu Padre a escondidas. Y tu Padre, que ve en lo escondido, te lo pagará.16Cuando ustedes ayunen no pongan cara triste como los hipócritas, que desfiguran la cara para hacer ver a la gente que ayunan. Les aseguro que ya han recibido su paga.17Cuando tú ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara, 18de modo que tu ayuno no lo vean los demás, sino tu Padre, que está escondido; y tu Padre, que ve en lo escondido, te lo pagará.

Comentario

La práctica de la justicia debe ser, para el seguidor del proyecto de Jesús, el principio fundamental que oriente su vida. El evangelio pone su atención sobre dos pilares fundamentales de la piedad judía: la limosna y el ayuno. Desde luego, el cuestionamiento de fondo se centra sobre la motivación que da sentido a este tipo de prácticas. Para Jesús es claro que el encuentro con Dios acontece en lo secreto y en lo más íntimo de nuestro ser. Dios no encaja en el mundo de lo superficial o la apariencia. En este sentido, las conductas con fachas de santidad que sólo buscan el reconocimiento de los demás, sólo recibirán la atención de los hombres. La justicia y el bien deben orientarse y realizarse por y para los demás. Es así como se corresponde a la voluntad salvífica de Dios, y por eso serán recompensados por Él. Teniendo esto en mente, ¿Cuáles son razones de fondo en nuestras prácticas religiosas y en nuestra espiritualidad?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *