Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 17 de febrero de 2020

Mc 8, 11-13: ¿Por qué esta generación reclama un signo?

Fundadores de los Servitas (1310) Primera lectura: Sant 1, 1-11 Sean perfectos e íntegros Salmo responsorial: Sal 118, 67-68.71-72.75-76

En aquel tiempo, se presentaron los fariseos y se pusieron a discutir con él, pidiéndole, para ponerlo a prueba, una señal del cielo. 12Él suspiró profundamente y dijo: ¿Para qué pide una señal esta generación? Les aseguro que a esta generación no se le dará ninguna señal. 13Dejándolos, se embarcó de nuevo y pasó a la otra orilla.

Comentario

Reza lapidariamente un refrán mexicano: «quien no conoce a Dios, dondequiera se anda hincando». Quizá expresa la crítica radical que hace Jesús a los fariseos y, con ellos, también a sus discípulos. Porque quienes son incapaces de ver a Dios aconteciendo en la vida, en la humanidad de los pobres y de las víctimas de las ideologías, necesitan legitimar su “fe” en las “noches de milagros y espectáculos del dios del mercado y del mercado de dios”. El mesianismo de Jesús no se expresa como mercancía o demagogia, sino como acontecimiento que revela la trascendencia de su humanidad, «en el entendido de que ahí, en lo propio de su praxis, sus palabras y su gestualidad “corporal” (Col 2,9), está mediando la revelación misma de Dios, su acción histórico-salvífica para con los pobres y descartados por la lógica imperial» (Rafael Luciani). Cuando la fe en la persona del Evangelio necesita “milagros” y “negocios” deja de ser Buena Nueva y se convierte en instrumento de alienación. ¿Es esta la calidad y cualidad de nuestra fe y esperanza?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *