Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 17 de diciembre de 2019

Mt 1, 1-17: Genealogía de Jesucristo

Libro de la genealogía de Jesús, Mesías, hijo de David, hijo de Abrahán: 2 Abrahán engendró a Isaac; Isaac engendró a Jacob; Jacob engendró a Judá y a sus hermanos. 3 Judá engendró, de Tamar, a Fares y Zará; Fares engendró a Esrón; Esrón engendró a Arán. 4 Arán engendró a Aminadab; Aminadab engendró a Naasón; Naasón engendró a Salmón. 5 Salmón engendró, de Rajab, a Booz; Booz engendró, de Rut, a Obed; Obed engendró a Jesé. 6 Jesé engendró al rey David. David engendró, de la mujer de Urías, a Salomón. 7 Salomón engendró a Roboán; Roboán engendró a Abías; Abías engendró a Asaf… 12Después del destierro a Babilonia, Jeconías engendró a Salatiel; Salatiel engendró a Zorobabel. 13Zorobabel engendró a Abiud; Abiud engendró a Eliacín; Eliacín engendró a Azor. 14Azor engendró a Sadoc; Sadoc engendró a Aquín; Aquín engendró a Eliud. 15Eliud engendró a Eleazar; Eleazar engendró a Matán; Matán engendró a Jacob. 16Jacob engendró a José, esposo de María, de la que nació Jesús, llamado el Mesías. 17De este modo, todas las generaciones de Abrahán a David son catorce; de David hasta el destierro a Babilonia, catorce; del destierro de Babilonia hasta el Mesías, catorce.

Comentario

El oráculo de Jacob a su hijo Judá le asegura el liderazgo perpetuo entre las tribus unidas en alianza con Dios. Ese oráculo lo entendemos cumplido en Jesús de Nazaret, el Mesías. Pero recordemos que, como subraya el evangelio de Mateo, no ha sido la fidelidad generacional lo que ha propiciado su realización, sino la inquebrantable fidelidad de Dios. La fidelidad es una virtud que consiste en mantener los compromisos adquiridos incluso en circunstancias adversas. También hablamos de lealtad a alguien o a algo considerado valioso, e igualmente se habla de congruencia cuando se observa la continuidad entre pasado, presente y futuro. Este valor es uno de los que requieren ser más cultivados en nuestra vida. La fidelidad implica atención a los detalles, en tomar en cuenta aquello con lo que hemos establecido un vínculo de beneficio mutuo. Precisamos resaltar los beneficios que la fidelidad reporta para el crecimiento personal y colectivo. Y ahora cabe responder si nuestros liderazgos se apegan al proyecto de Dios para su pueblo o persiguen intereses incongruentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *