Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 16 de noviembre de 2019

Lc 18, 1-8: Dios hará justicia a sus elegidos

Margarita de Escocia (1093) Primera lectura: Sab 18, 14-16; 19, 6-9 Se vio el Mar como camino Salmo responsorial: Sal 104, 2-3. 36-37. 42-43

En aquel tiempo, para inculcarles que hace falta orar siempre sin cansarse, Jesús les contó una parábola: 2 Había en una ciudad un juez que ni temía a Dios ni respetaba a los hombres. 3 Había en la misma ciudad una viuda que acudía a él para decirle: Hazme justicia contra mi rival. 4 Por un tiempo se negó, pero más tarde se dijo: Aunque no temo a Dios ni respeto a los hombres, 5 como esta viuda me está fastidiando, le haré justicia, así no seguirá molestándome. 6 El Señor añadió: Fíjense en lo que dice el juez injusto; 7 y Dios, ¿no hará justicia a sus elegidos si claman a él día y noche? ¿Los hará esperar? 8Les digo que inmediatamente les hará justicia. Solo que, cuando llegue el Hijo del Hombre, ¿encontrará esa fe en la tierra?

Comentario

Dios Padre escucha siempre el clamor de sus hijos, pero necesitamos orar con fe y vivir con coherencia. No se trata de pedir egoístamente lo que queremos. Se trata, en primer lugar, de colocarse en las manos de Dios con entera confianza. Es una de las dimensiones más genuinas de la fe. En segundo lugar, no es intentar manipular a Dios con nuestros caprichos sino buscar siempre su voluntad en nuestras vidas. Orar es escuchar, oír lo que Dios nos habla a los oídos del corazón. Es discernir los signos de Dios en la cotidianidad de la vida. Es decirle al Señor que nos conceda lo que considere mejor para nosotros aunque aparentemente sea contradictorio con nuestros intereses mezquinos y egoístas. Orar, decía alguien, es dejarse amar entrañablemente por el Amor. Es dejarse saturar totalmente de la gracia de Dios, es dejarse penetrar libremente de la presencia de Dios, es vivir siempre con la mirada puesta en la mirada de Dios. ¿Cuáles son las fortalezas y debilidades de tu vida de oración?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *