Publicado el 1 comentario

Evangelio del día y comentario – 16 de mayo de 2021

Mc 16, 15-20: Ascendió a la derecha de Dios

7º de Pascua Ascensión del Señor Juan Nepomuceno, mártir (1393) Hch 1, 1-11: Se elevó a su vista Salmo 46: Dios asciende entre aclamaciones, el Señor al son de trompetas Ef 1, 17-23: Dios lo puso a su derecha

En aquel tiempo se apareció Jesús y les dijo: Vayan por todo el mundo proclamando la Buena Noticia a toda la humanidad. 16Quien crea y se bautice se salvará; quien no crea se condenará. 17A los creyentes acompañarán estas señales: en mi nombre expulsarán demonios, hablarán lenguas nuevas, 18agarrarán serpientes; si beben algún veneno, no les hará daño; impondrán las manos sobre los enfermos y se sanarán. 19El Señor Jesús, después de hablar con ellos, fue llevado al cielo y se sentó a la derecha de Dios. 20Ellos salieron a predicar por todas partes, y el Señor los asistía y confirmaba la Palabra con las señales que la acompañaban.

Comentario

Hoy, domingo séptimo de pascua, la Iglesia celebra la ascensión del Señor. Se comienza a saborear la terminación de las fiestas pascuales que culminan con la fiesta de Pentecostés. Jesús ha cumplido su misión a cabalidad. Anunció el Reino de Dios con palabras, gestos, acciones y señales. Él mismo es signo del Reino. Formó una comunidad para que experimentaran los valores del Reino. Explicó su contenido por medio de parábolas y narraciones. Los signos y señales (milagros) son realidades que manifiestan que el Reinado de Dios ya está transformando la vida de los seres humanos, está levantando su dignidad.

Los discípulos y discípulas han sido testigos de primer orden de este acontecimiento maravilloso. Celebró una cena de despedida con sus seguidores más cercanos. Pero esta cena, enmarcada en la cena pascual, es memoria de su misión y anticipo de su culminación en el gran banquete junto al Padre. Sus adversarios no entendieron su propuesta de amor, verdad, paz, justicia y libertad para todos los seres humanos. Sintieron que les cuestionaba su status quo. Cerraron la mente y el corazón para no escucharlo y, por supuesto, no creer en Él. No le creyeron a Él ni creyeron en Él. Les resultó un fastidio y un peligro que había que eliminar definitivamente. A pesar de la tortura y la muerte cruel no lograron su cometido.

La última palabra la tuvo el Padre. Eso es lo que hemos venido reflexionando a lo largo de esta cincuentena pascual. Que la voluntad de Dios es más grande que la mezquindad humana, que el amor es capaz de vencer al odio, que la verdad derrota la mentira, que la luz vence a la oscuridad. La resurrección de Jesús es la ratificación de la autenticidad de su misión. Y la ascensión es la glorificación del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Jesús había salido del Padre, ahora retorna glorioso y victorioso para continuar en la comunión trinitaria con Él. Y desde allí nos sigue acompañando, guiando, protegiendo, intercediendo por nosotros. En la ascensión de Jesús se anticipa también nuestra propia ascensión. Con este acontecimiento maravilloso se nos está diciendo que nuestro destino final no es la muerte sino la participación de la plenitud de vida en la luz sin ocaso junto a Dios. En la ascensión de Jesús también asciende toda la humanidad. La dignidad del ser humano queda exaltada en la ascensión de Jesús. Pero tenemos que hacer la tarea que Él nos encomendó, seguir extendiendo su Reino por todos los lugares de la tierra hasta el final de los tiempos. ¿Cómo vives la experiencia de la ascensión en los diferentes ámbitos de tu vida?

 

1 comentario en “Evangelio del día y comentario – 16 de mayo de 2021

  1. Todo el camino de Jesús, dignifica al ser humano, cada una de sus palabras, gestos, obras…..creer em Él nos libera y el apostolado es a lo que nos llama a ser librescen Él y a promover a cada criatura vivaven esa Libertad. La Verdad os hará libres…abre ños corazones…y nos prepepara para amar…es la máxima porceccelencia ” Aménse los unos a los otros como yo los he amado”… sea un dia el conocimiento de la Verdad se haga vida en todos y ya viviremos el Reino de lis Cielos desee ahora…

Responder a Estela Furtado Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *