Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 15 de septiembre de 2019

Lc 15, 1-32: Celebremos una fiesta, mi hijo ha revivido

24o Ordinario Ntra. Sra. de los Dolores Primera lectura: Éx 32, 7-11.13-14 El Señor se arrepintió de la amenaza Salmo responsorial: Sal 50, 3-4. 12-13. 17.19 Segunda lectura: 1Tim 1, 12-17 Jesús vino para salvar

… En aquel tiempo Jesús les contó la siguiente parábola: … Un hombre tenía dos hijos. 12El menor dijo al padre: Padre, dame la parte de la fortuna que me corresponde. Él les repartió los bienes. 13A los pocos días el hijo menor reunió todo y emigró a un país lejano, donde derrochó su fortuna… 14Cuando gastó todo… empezó a pasar necesidad. 15Fue y se puso al servicio de un hacendado del país, el cual lo envió a sus campos a cuidar cerdos… 17Entonces recapacitando pensó: A cuántos jornaleros de mi padre les sobra el pan mientras yo me muero de hambre. 18Me pondré en camino a casa de mi padre y le diré… Trátame como a uno de tus jornaleros. 20Y se puso en camino a casa de su padre. Estaba aún distante cuando su padre lo divisó y… corriendo, se le echó al cuello y le besó. 21El hijo le dijo: Padre, he pecado contra Dios y te he ofendido, ya no merezco llamarme hijo tuyo. 22Pero el padre dijo a sus sirvientes: Enseguida, traigan el mejor vestido y vístanlo… 23Traigan el ternero engordado y mátenlo. Celebremos un banquete. 24Porque este hijo mío estaba muerto y ha revivido… 25El hijo mayor estaba en el campo. Cuando se acercaba a casa, oyó música y danzas 26y llamó a uno de los sirvientes para informarse de lo que pasaba. 27Le contestó: Es que ha regresado tu hermano y tu padre ha matado el ternero engordado… 28Irritado, se negaba a entrar. Su padre salió a rogarle que entrara. 29Pero él le respondió: Mira, tantos años llevo sirviéndote, sin desobedecer una orden tuya, y nunca me has dado un cabrito para comérmelo con mis amigos. 30Pero, cuando ha llegado ese hijo tuyo, que ha gastado tu fortuna… has matado para él el ternero engordado. 31Le contestó: Hijo, tú estás siempre conmigo y todo lo mío es tuyo. 32Había que hacer fiesta porque este hermano tuyo estaba muerto y ha revivido, se había perdido y ha sido encontrado.

Comentario

El proyecto de Jesús de Nazaret es el reinado de Dios. Es un proyecto de salud para todos, especialmente para los más desfavorecidos y marginados, pero que topa con el rechazo de quienes debieran ser sus promotores. Estos adolecen de la sustancia de lo que Jesús promueve: el amor de Dios y su Espíritu Santo. El Evangelio cuenta una historia que se sale de lo establecido, para mostrar la misericordia inagotable de Dios.

En la historia, hay un hijo que reclama su herencia, pero la reclama ante su padre; el reclamo viene del hijo menor, a quien le correspondería lo que restara de los bienes, hecha la reserva legal de la madre y separada la mitad de los bienes que el derecho de primogenitura le concedía al mayor, fallecido el padre; del resto de los bienes destinados a los hijos le correspondería la mitad. El padre de la parábola obra contra toda cordura y se somete a la voluntad de su hijo menor. Desbaratando el sistema que protegía la estabilidad de la economía familiar, aquel hijo de pronto se vio rico y, con idéntica rapidez, en la miseria y en una tierra extraña: en dos líneas se cuenta toda su peripecia. Miserable, aquel hijo se vuelve razonable y se lanza al encuentro de una vida nueva.

La parábola cuenta la alegría del padre cuando el hijo vuelve a casa; es la alegría de la resurrección, la dicha de una vida nueva. Esto es lo sustancial del Evangelio, y lo que al hijo mayor le parece irracional. El amor del padre rebasa cualquier expectativa. ¿Cuál es nuestro proyecto de vida y cómo queremos llevarlo a cabo? ¿Echamos por delante nuestros “derechos” o nos reservamos a cumplir puntualmente todas nuestras obligaciones? Cualquiera que sea nuestra actitud, es fundamental que ese proyecto de vida genere alegría y comunión. La alegría es un ingrediente esencial en todo proyecto de vida, y en el proyecto del reinado de Dios también. Miremos la actitud del padre de la historia de Jesús; su bondad y compasión generan vida nueva para todos, en eso consiste la fiesta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *