Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 15 de mayo de 2021

Jn 16, 23b-28: El Padre los ama

Isidro Labrador (1130) Hch 18, 23-28: Apolo predicaba en Éfeso Salmo 46: Dios es el rey del mundo

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: Les aseguro que todo lo que pidan a mi Padre, él se lo concederá en mi nombre. 24Hasta ahora no han pedido nada en mi nombre; pidan y recibirán, para que su alegría sea completa. 25Les he dicho esto en parábolas; pero llega la hora en que ya no les hablaré en parábolas, sino que les hablaré claramente de mi Padre. 26Aquel día pedirán en mi nombre, y no será necesario que yo pida al Padre por ustedes, 27ya que el Padre mismo los ama, porque ustedes me han amado y han creído que yo vine de parte de Dios. 28Salí del Padre y he venido al mundo; ahora dejo el mundo y vuelvo al Padre.

Comentario

Jesús se manifiesta como intercesor de sus seguidores. “Lo que pidan en mi nombre el Padre se lo dará”… sin embargo, líneas más adelante dirá que el Padre concederá lo que se le pida sin su intermediación porque por encima de todo está el amor. Puede parecer que esto no siempre funciona. A veces se pide a Dios algo que se considera urgente, pero Dios “guarda silencio” y eso lleva a que se dude de su bondad. La cuestión es si lo que se pide está dentro del plan salvífico de Dios. En otros pasajes Jesús dice “pidan el Espíritu Santo y les será dado”. Pedir el Espíritu Santo es pedir el don del discernimiento y la decisión. Hay que pedir que nos dé la fortaleza, la iluminación, el discernimiento y la voluntad para hacer lo que nos corresponde como seres humanos y creyentes. Y, sobre todo, pedir que “se haga su voluntad” y no el capricho o el deseo egoísta. ¿Cómo sueles pedir en la oración?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *