Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 15 de febrero de 2020

Mc 8, 1-10: La gente comió hasta quedar satisfecha

Claudio de Colombiere (1682) Primera lectura: 1Re 12, 26-32; 13, 33-34 Jeroboán hizo dos becerros Salmo responsorial: Sal 105, 6-7a.19-20.21-22

En aquellos días se reunió otra vez mucha gente y no tenían qué comer. Llamó a los discípulos y les dijo: 2 Me compadezco de esta gente, ya llevan tres días junto a mí y no tienen qué comer. 3 Si los despido a casa en ayunas, desfallecerán por el camino; y algunos han venido de lejos. 4 Le contestaron los discípulos: ¿De dónde sacaríamos panes para alimentarlos aquí, en despoblado? 5 Les preguntó: ¿Cuántos panes tienen? Respondieron: Siete. 6 Ordenó a la gente que se recostara en el suelo. Tomó los siete panes, dio gracias, los partió y se los dio a sus discípulos para que los sirvieran. Ellos los sirvieron a la gente. 7 Tenían también unos pocos pescaditos. Los bendijo y mandó que los sirvieran. 8 Comieron hasta quedar satisfechos, y recogieron las sobras en siete canastas. 9 Eran unos cuatro mil. Los despidió 10y enseguida embarcó con los discípulos y se dirigió al territorio de Dalmanuta.

Comentario

Jesús habla y actúa implicado en los lugares donde emergen «los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los seres humanos», como dice el Concilio Vaticano II. Él habita la vida y el territorio siendo un «intenso vividor del presente» que inaugura el Reino. En cada encuentro acontecido, suscitado o asumido por su persona, no solo se fija en la necesidad del otro y del entorno, sino que apela a lo esencial: moverse a compasión, desde las entrañas. Ahí en los márgenes, en las periferias del mundo y de las existencias, Él gesta algo nuevo: la posibilidad de una comunidad de rasgos emergentes e interculturales. La invitación evangélica y el desafío ecuménico que inspira este relato a las comunidades es: encarnar a Jesús, sembrando su humanidad y cuidado salvífico en los contextos de vida y situación, que permitan a las personas, pueblos y culturas, cultivar dinámicas y procesos de humanización. ¿Sabemos estar presentes ante los desafíos más acuciantes de nuestros contextos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *