Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 15 de abril de 2021

Jn 3, 31-36: El Padre ama al Hijo

Telmo (1240) 15 Hch 5, 27-33: Nosotros somos testigos Salmo 33: Si el afligido invoca al Señor, él lo escucha

En aquel tiempo dijo Jesús a Nicodemo: Quien viene de arriba está por encima de todos. Quien viene de la tierra es terreno y habla de cosas terrenas. Quien viene del cielo está por encima de todos. 32Él atestigua lo que ha visto y oído, y nadie acepta su testimonio. 33Quien acepta su testimonio certifica que Dios es veraz. 34El enviado de Dios habla de las cosas divinas, porque Dios le da el Espíritu sin medida. 35El Padre ama al Hijo y todo lo pone en sus manos. 36Quien cree en el Hijo tiene vida eterna. Quien no cree al Hijo, no verá la vida, porque lleva encima la ira de Dios.

Comentario

Venir de arriba o venir de abajo no se puede entender como un asunto geoespacial. Decir que Dios está en las alturas, es manifestar que Él está más allá de toda realidad física, humana, racional. Dios desborda los límites del espacio del tiempo y de la lógica. Dios está dentro de la creación, pero al mismo tiempo desborda la creación. Y Jesús participa de esa originalidad. Pero este no es un asunto filosófico o metafísico, sino sencillamente que a Dios revelado en Cristo Jesús como la inmensidad y la profundidad del amor no se lo puede encerrar en ninguna institución o estructura social o religiosa. Dios está por encima de las filosofías y las religiones, porque el amor no tiene denominación ni es propiedad de nadie. El amor es el Espíritu de Dios que todo lo permea, todo lo empapa, todo lo desborda y todo lo penetra. Jesús es el testigo privilegiado del amor del Padre. ¿Cómo puedes cualificar tu experiencia de Dios desde la vivencia honda del amor?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *