Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 14 de octubre de 2021

Lc 11, 47-54: Son cómplices de lo que hicieron sus padres

En aquel tiempo el Señor exclamó: ¡Ay de ustedes que construyen mausoleos a los profetas a quienes sus propios padres han asesinado! 48Así se convierten en testigos y cómplices de lo que hicieron sus padres; porque ellos los mataron y ustedes construyen los mausoleos. 49Por eso dice la Sabiduría de Dios: Les enviaré profetas y apóstoles; a algunos los matarán y perseguirán. 50Así se pedirá cuenta a esta generación de toda la sangre de profetas derramada desde la creación del mundo: 51desde la sangre de Abel hasta la de Zacarías, asesinado entre el altar y el santuario, sí, les aseguro que a esta generación, se le pedirán cuentas de todo esto. 52¡Ay de ustedes, doctores de la ley, que se han quedado con la llave del saber: ustedes no han entrado y se lo impiden a los que quieren entrar! 53Cuando salió de allí, los letrados y los fariseos se pusieron a atacarlo violentamente y a hacerle preguntas malintencionadas. 54Le acosaban para ver si lo atrapaban en alguna palabra salida de su boca.

Reflexión

Después de cuestionar a los fariseos de su tiempo, Jesús lo hace ahora con los legistas. El primer cuestionamiento gira en torno a su vanidad frente a la Palabra de Dios; a diferencia de los profetas que la anuncian, ellos la sofocan con un sinnúmero de prescripciones dando muerte a la misma Palabra como sus padres aniquilaron a los profetas, debido a que la sabiduría de Dios siempre es perseguida. Por eso mismo, a la generación de Jesús se le pedirán cuentas de todos los justos y de todos los profetas, a la vez que su muerte redentora les obtendrá perdón y la misericordia. Otro de los cuestionamientos a los legistas es porque se llevaron la llave del conocimiento de Dios transmitiendo la imagen de un Dios sin misericordia. Finalmente, los “ayes” de Jesús son expresiones contundentes contra la soberbia de los escribas y fariseos, que lo acosan implacablemente. Jesús intuye que este camino lo llevará a la cruz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *