Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 14 de octubre de 2019

Lc 11, 29-32: No se le dará más signo que el de Jonás

Calixto, papa y mártir (222) Primera lectura: Rom 1, 1-7 Fui llamado a ser apóstol Salmo responsorial: Sal 97, 1-4

En aquel tiempo la multitud se aglomeraba y Jesús se puso a decirles: Esta generación es malvada: reclama una señal, y no se le concederá más señal que la de Jonás. 30Como Jonás fue una señal para los ninivitas, así lo será el Hijo del Hombre para esta generación. 31El día del juicio la reina del sur se alzará contra esta generación y la condenará; porque ella vino del extremo de la tierra para escuchar el saber de Salomón, y aquí hay alguien mayor que Salomón. 32El día del juicio los ninivitas se alzarán contra esta generación y la condenarán; porque ellos se arrepintieron por la predicación de Jonás, y aquí hay alguien mayor que Jonás.

Comentario

Pablo, en la Carta a los Romanos, se dirige a una comunidad que no lo conoce personalmente. Por tal motivo se presenta y explica con mucho respeto de dónde proviene su autoridad de apóstol. Esta comunidad ya forma parte de aquellos que glorifican a Dios por la fe, a quienes Dios ama con predilección. En Lucas observamos una actitud muy diferente: Jesús se encuentra con una multitud que pide signos para creerle. Ante ello Jesús pone el ejemplo de los ninivitas y de la Reina que vino desde el extremo de la tierra, quienes creyeron antes de ver señales. La Buena Nueva es un regalo que se ofrece para ser recibido con fe y, cuando nos ponemos a su servicio, sabemos que no podemos imponerla ni manipularla, porque su autoridad radica en la libertad del Espíritu de Dios para manifestarse a sí mismo y en la libertad de conciencia del creyente para acogerla. ¿Cómo podemos crecer en el respeto a esta libertad creyente en tiempos donde los fundamentalismos parecen ahogar esta dinámica de la fe?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *