Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 14 de enero de 2021

Mc 1, 40-45: “Lo quiero; queda sano”

Félix de Nola (260) Heb 3, 7-14: Anímense unos a otros Salmo 94: Ojalá escuchen hoy la voz del Señor: “No endurezcan su corazón”

Se acerca a Jesús un leproso y arrodillándose le suplica: Si quieres, puedes sanarme. 41Él se compadeció, extendió la mano, lo tocó y le dijo: Lo quiero; queda sano. 42Al instante se le pasó la lepra y quedó sano. 43Después lo despidió advirtiéndole enérgicamente: 44Cuidado con decírselo a nadie. Ve a presentarte al sacerdote y, para que le conste, lleva la ofrenda de tu curación establecida por Moisés. 45Pero él salió y se puso a proclamar y divulgar el hecho, de modo que Jesús no podía presentarse en público en ninguna ciudad, sino que se quedaba fuera, en lugares despoblados. Y de todas partes acudían a él.

Comentario

La actitud de Jesús es la compasión. Se acerca al leproso, con gestos de profunda humanidad y le declara que desea para él la salud. Es evidente que para Él la compasión es el principio que determina a la humanidad. Sin ella no hay vida humana, sino exclusión, condena y muerte. Sin ella la otra persona muere a nuestro lado, sin hacer nada extraordinario por salvarle. Jesús con sus gestos y acciones indica que es necesario tener compasión con nuestros vecinos y también con el ecosistema para combatir el sufrimiento eco-humano. Con la manera de actuar de Jesús, que el Evangelio recuerda permanentemente, queda claro que la compasión es la opción fundamental de Dios ante el sufrimiento humano y por eso Jesús la hace suya la cual lo lleva a la solidaridad efectiva con las víctimas. A la luz de la vida misma de Jesús, el cristiano está llamado a solidarizarse con el dolor de los inocentes. Esa debe ser la característica de toda persona que vive el “seguimiento” de Jesús.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *