Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 13 de octubre de 2021

Lc 11, 42-46: ¡Ay de ustedes, fariseos!

En aquel tiempo, dijo el Señor: ¡Ay de ustedes, fariseos, que pagan el impuesto de la hierbabuena, de la ruda y de toda clase de verduras y descuidan la justicia y el amor de Dios! Eso es lo que hay que observar sin descuidar lo otro. 43¡Ay de ustedes, fariseos, que buscan los asientos de honor en las sinagogas y los saludos por la calle! 44¡Ay de ustedes, porque son como sepulcros sin señalar, que los hombres pisan sin darse cuenta! 45Un doctor de la ley tomó la palabra y le contestó: Maestro, al decir eso, nos ofendes. 46Jesús contestó: ¡Ay de ustedes también, doctores de la ley, que imponen a los hombres cargas insoportables pero ustedes ni siquiera mueven un dedo para llevarlas!

Reflexión

Jesús cuestiona a los fariseos y a los legistas por el sentido que le dan al pago del diezmo y su incoherencia. El diezmo consiste en ofrecer una parte de los productos a otras personas ya que todos los bienes vienen del Creador, aunque el fariseo posiblemente reconozca los dones divinos, es mezquino con los hermanos. Al dejar a un lado la justicia y el amor a Dios omite que la norma de la justicia es la misericordia y, por consiguiente, no ama porque no reconoce que todo es don del amor de Dios. De ahí que en lugar de amar a Dios y al prójimo, el fariseo tiene un amor ególatra y pretende ser justo. En cuanto a los legistas, quienes representan la dimensión cultural, imponen prescripciones que son cargas pesadas para el pueblo, que ellos no están dispuestos a asumir. Este evangelio puede ayudarnos a revisar la vida, principalmente, cuando presumimos del amor de Dios y de vida piadosa, pero somos expertos en juzgar severamente a los demás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *