Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 13 de febrero de 2020

Mc 7, 24-30: No está bien quitar el pan a los Hijos

Jordán de Sajonia (1237) Primera lectura: 1Re 11, 4-13 Por infiel te quitaré el reino Salmo responsorial: Sal 105, 3-4.35-37.40

En aquel tiempo, Jesús se puso en camino y se dirigió a la región de Tiro. Entró en una casa con intención de pasar inadvertido pero no lo logró. 25Una mujer que tenía a su hija poseída por un espíritu inmundo se enteró de su llegada, acudió y se postró a sus pies. 26La mujer era pagana, natural de la Fenicia siria. Le pedía que expulsase de su hija al demonio. 27Jesús le respondió: Deja que primero se sacien los hijos. No está bien quitar el pan a los hijos para echárselo a los perritos. 28Ella replicó: Señor, también los perritos, debajo de la mesa, comen de las migas que dejan caer los niños. 29Le dijo: Por eso que has dicho, puedes irte, que el demonio ha salido de tu hija. 30Se volvió a casa y encontró a su hija acostada en la cama; el demonio había salido.

Comentario

La palabra osada de la mujer sirofenicia que dialoga con Jesús reclamando su lugar en el mundo y el respeto por su fe, se erigen como un relato significativo para la manera en cómo vivir la fe hoy. La fe de una comunidad eclesial ha de expresarse, vivirse y concretarse en un marco abierto y universal, como experiencia ecuménica, porque los prejuicios culturales y religiosos han demostrado, trágica y banalmente, que la hostilidad y la guerra fratricida “tienen sentido”. En contravía de esta posición, el Evangelio nos invita a dar pasos concretos hacia una visión global de la realidad y de la fe que reconoce, respeta y valora las perspectivas, espiritualidades y culturas diferentes a las propias. Subvertir lo androcéntrico de nuestras mentalidades y estructuras, de nuestros modos de relacionarnos, sigue siendo un desafío. Así como la fe de Jesús se vio transformada por la fe de la mujer, la nuestra tiene que romper y derribar las fronteras de género, socioculturales y religiosas que nos impiden humanizarnos. ¿Cómo promueves la dignidad de la mujer en tu comunidad?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *