Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 13 de enero de 2021

Mc 1, 29-39: Sanó a varios enfermos

Hilario (307) Heb 2, 14-18: Jesús participó de nuestra condición Salmo 104: El Señor se acuerda de su alianza eternamente

Al salir Jesús de la sinagoga con Santiago y Juan se dirigió a casa de Simón y Andrés. 30La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, y se lo comunicaron inmediatamente. 31Él se acercó, la tomó de la mano y la levantó. Se le pasó la fiebre y se puso a servirles. 32Al atardecer, cuando se puso el sol, le llevaron toda clase de enfermos y endemoniados. 33Toda la población se agolpaba a la puerta. 34Él sanó a muchos enfermos de dolencias diversas y expulsó muchos demonios, pero a éstos no les permitía hablar, porque sabían quién era él. 35Muy de madrugada se levantó, salió y se dirigió a un lugar despoblado, donde estuvo orando. 36Simón y sus compañeros salieron tras él 37y, cuando lo alcanzaron, le dijeron: Te están buscando todos. 38Les respondió: Vámonos de aquí a los pueblos vecinos, para predicar también allí, pues a eso he venido. 39Y fue predicando y expulsando demonios en las sinagogas por toda la Galilea.

Comentario

Claramente nos damos cuenta la manera como Marcos va presentando la actuación de Jesús de Nazaret, que se desmarca abierta y decididamente de la manera de actuar de la gente religiosa de entonces como la de nuestro tiempo. Para Jesús lo importante era devolver la dignidad a los pobres, a los enfermos, a los desvalidos, a los que padecían las tragedias impuestas por los sistemas de poder político, social, económico y religioso. Jesús sintió en su propia vida el dolor que padecían sus hermanos y hermanas. Por eso hoy lo encontramos devolviéndole la dignidad a una mujer, anciana y enferma: la suegra de Pedro. No se puede colocar los ojos solo en la “fiebre” que se le quitó sino en el hecho de liberación que Jesús hace de ella y en el lugar que Él le da dentro de la comunidad, que no es la “cocina”, sino la “diaconía”, el “servicio eclesial”. ¿Nuestra vida cristiana es fuerza liberadora para los que hoy son víctima de injusticia y muerte?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *