Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 12 de noviembre de 2019

Lc 17, 7-10: Somos solo sirvientes

Josafat, mártir (1623) Primera lectura: Sab 2, 23–3, 9 Dios creó al hombre a su imagen Salmo responsorial: Sal 33, 2-3. 16-19

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: Supongamos que uno de ustedes tiene un sirviente arando o cuidando los animales, cuando este vuelva del campo, ¿le dirá que pase en seguida y se ponga a la mesa? 8 ¿No le dirá más bien: prepárame de comer, ponte el delantal y sírveme mientras como y bebo, después comerás y beberás tú? 9 ¿Tendrá aquel señor que agradecer al sirviente que haya hecho lo mandado? 10Así también ustedes: cuando hayan hecho todo lo mandado, digan: Somos simples sirvientes, solamente hemos cumplido nuestro deber.

Comentario

Todos solemos decir que “somos servidores”. Cuando nos presentan a alguien se suele decir: “mi nombre es… para servirle”. Es una palabra común, presente en nuestro lenguaje cotidiano. Pero ¿qué significa verdaderamente la palabra servir, servicio? ¿Cuál es el sentido evangélico de la misma expresión? Servir es ponerse a disposición de otra persona para agradarlo en lo que necesita, o ayudarlo en su carencia. Servicio, actividad que se desempeña en función de otra persona o grupo. Realizar con diligencia y empeño una acción en favor de alguien. Todo esto nos ayuda a entender que Dios ha estado al servicio del hombre, como dice la primera lectura de hoy, para que sea libre y feliz y alcance la plenitud de la vida. Jesús se presenta como el siervo del Señor, el Señor que sirve a sus amigos. Así debe ser la actitud permanente del creyente. Una persona que busca siempre realizar plenamente la voluntad salvífica de Dios en medio de sus hermanos. ¿Qué actividades concretas realizas para manifestar tu vocación de servicio como seguidor/a de Jesús?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *