Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 12 de abril de 2021

Jn 3, 1-8: Hay que renacer de nuevo

José Moscati (1927) Julio I, papa (352) Hch 4, 23-31: El Espíritu los llenó a todos Salmo 2: Dichosos los que se refugian en ti, Señor

Había un hombre del partido fariseo, llamado Nicodemo, una autoridad entre los judíos. 2 Fue a visitarlo de noche y le dijo: Maestro, sabemos que vienes de parte de Dios para enseñar, porque nadie puede hacer las señales que tú haces si Dios no está con él. 3 Jesús le respondió: Te aseguro que, si uno no nace de nuevo, no puede ver el reino de Dios. 4 Le responde Nicodemo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Podrá entrar de nuevo en el vientre materno para nacer? 5 Le contestó Jesús: Te aseguro que, si uno no nace del agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. 6 De la carne nace carne, del Espíritu nace espíritu. 7 No te extrañes si te he dicho que hay que nacer de nuevo. 8 El viento sopla hacia donde quiere: oyes su rumor, pero no sabes de dónde viene ni adónde va. Así sucede con el que ha nacido del Espíritu.

Comentario

¡Cuántas veces en la vida quisiéramos volver a nacer! Tomamos conciencia que muchas de las decisiones tomadas no ha sido las mejores. Nos damos cuenta de las equivocaciones, los errores, las falencias y debilidades que opacan nuestra vida. Es un deseo íntimo de querer comenzar de nuevo. Pero Jesús tiene una respuesta a esta legítima inquietud. El nacer de nuevo, no como un retroceder a lo que ya se ha caminado. Es “volver a nacer” pero desde el punto en que se va. Se trata de retomar la vida desde el trayecto caminado planteándose un nuevo horizonte existencial, el cual debe estar permeado desde los valores profundos e irrenunciables del Evangelio. Hoy se habla mucho en diversos escenarios del proyecto personal de vida. Y eso es precisamente lo que el Maestro le quiere hacer entender al discípulo. Hacer una mirada retrospectiva del camino recorrido para sacar lecciones de los avances y logros, pero también de las equivocaciones y falencias. ¿Estás dispuesto a nacer de nuevo desde la experiencia del Espíritu?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *