Publicado el Deja un comentario

Evangelio del día y comentario – 11 de noviembre de 2020

Lc 17, 11-19: Tu fe te ha salvado

Martín de Tours (397) Primera lectura: Tit 3, 1-7 Dios nos ha salvado Salmo responsorial: Sal 22, 1-6

En aquel tiempo, yendo Jesús de camino hacia Jerusalén, atravesaba Galilea y Samaria. 12Al entrar en un pueblo, le salieron al encuentro diez leprosos, que se pararon a cierta distancia 13y alzando la voz, dijeron: Jesús, Maestro, ten piedad de nosotros. 14Al verlos, les dijo: Vayan a presentarse a los sacerdotes. Mientras iban, quedaron sanos. 15Uno de ellos, viéndose sano, volvió glorificando a Dios en voz alta, 16y cayó a los pies de Jesús, rostro en tierra, dándole gracias. Era samaritano. 17Jesús tomó la palabra y dijo: ¿No recobraron la salud los diez? ¿Y los otros nueve dónde están? 18¿Ninguno volvió a dar gloria a Dios, sino este extranjero? 19Y le dijo: Ponte de pie y vete, tu fe te ha salvado.

Comentario

“Los milagros” de Jesús, nunca suceden por arte de magia. Todas las personas que reciben “compasión” y son “curadas” deben moverse en fe. La fe es la que hace que el samaritano quede sano. Resulta interesante que los diez leprosos no le pidan a Jesús ser curados; solo quieren compasión. La compasión de Jesús se muestra en “verlos”. La mirada de Jesús es sin duda diferente a las miradas de los sacerdotes, de la comunidad y de la ley, que los “miraban” como “muertos en vida”. La sanación de la lepra no se da por arte de magia; requiere que el leproso se dé cuenta de su estado de enfermedad y de contagio. Además, es necesario que el leproso salga de las sombras de muerte, donde la ley, el templo y la sociedad lo han colocado. Una vez que el leproso deja los signos de muerte es capaz de experimentar misericordia y sanación. ¿Eres capaz de reconocer tu lepra, ponerte en camino y suplicar a Jesús tenga compasión de ti?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *